Verónica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En México, 55 por ciento de los colaboradores está inconforme con el salario emocional que reciben o se muestra neutral ante este beneficio, reveló un análisis de Rankmi, empresa de gestión de capital humano.
Ante esto, las compañías deben hacer mejoras para conservar al talento, añade el estudio realizado en México y América Latina sobre el grado de satisfacción del salario monetario y emocional, que son todos aquellos beneficios que no son cuantificables.
El documento arrojó que 45 por ciento de los trabajadores está satisfecho con el salario emocional que recibe, en tanto que 45 por ciento no está satisfecho o está insatisfecho y el resto está totalmente inconforme.
Según la firma, el porcentaje de las respuestas neutrales es una oportunidad de mejora para las organizaciones, ya que mediante planes de acción y decisiones clave es posible que los trabajadores se sientan satisfechos.
«Las empresas saben que es casi imposible que las personas estén contentas con sus salarios, de tal manera que se puede complementar la oferta salarial con aspectos que sean no remunerativos como beneficios o que apunten al salario emocional.
«El salario emocional consiste en todas aquellas cosas que la empresa entrega y no está asociada a una retribución económica pero que sí satisface las necesidades personales o familiares», comentó Felipe Cuadra, cofundador de Rankmi.
Hay un campo de oportunidad de mejorar en este sentido, dijo, pues 40.5 por ciento de los colaboradores en México no cuenta con beneficios adicionales a la remuneración.
Entre mayores beneficios se otorguen, hay un menor índice de renuncias voluntarias, añadió.