Deja huella en las familias

Don Ramón Jiménez Peñaloza falleció la mañana de este martes a los 71 años de edad; originario de Valle de Bravo, Estado de México, el padre de la gobernadora electa, Tere Jiménez Esquivel, se desempeñó durante cinco años como presidente del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del Gobierno de la ciudad.

Desde esa dependencia priorizó la atención de la población más vulnerable de manera humanista, poniendo siempre por delante la voluntad por el bienestar de quienes más lo necesitan.

Su gestión se caracterizó por brindar atención a los adultos mayores, apoyar a la familia, atender la salud física y mental de los menores, de las personas con discapacidad y por crear el programa “Atendiendo con el Corazón”, con el que se llevó durante la contingencia sanitaria por COVID-19, atención médica, medicamentos y otras gestiones a domicilio, de manera gratuita, a la población más desprotegida.

Don Ramón entregó 2 mil 481 apoyos en pañales, leche, despensas, aparatos ortopédicos, además de 246 sillas de ruedas, así como 19 mil terapias de rehabilitación en la Unidad de Salud Integral e Investigación, Unidad Básica de Rehabilitación de Jaltomate y en el Centro de Rehabilitación para el Adulto Mayor.

Descanse en paz.