Miguel Domínguez y Mauro de la Fuente
Agencia Reforma

REYNOSA, Tamaulipas.- A la tragedia que esta ciudad fronteriza enfrenta por la pandemia del Covid-19 se sumó el drama por el impacto de “Hanna” y, hasta anoche, aún estaba lejos de terminar.
La tormenta tropical dejó hasta anoche un saldo extraoficial de una fallecida y tres niños desaparecidos, así como más de 20 colonias inundadas, cortes de energía y daños.
Sin embargo, anoche la ciudad estaba en riesgo máximo ante la posibilidad de que se desbordara el Canal Anzaldúas y otros canales urbanos.
Durante la madrugada de ayer, militares y personal de Protección Civil rescataron a familias de los techos al inundarse sus viviendas.
Las intensas lluvias también inundaron diversas áreas del Hospital Materno-Infantil, habilitado como centro médico general debido a la contingencia por el coronavirus, que ha convertido a Reynosa en el municipio con más casos y muertes de Tamaulipas.
Luego de tocar tierra como huracán nivel 1 el sábado a las 17:00 horas en el Condado Kenedy, ubicado entre la Isla del Padre y Corpus Christi, “Hanna” recorrió el sur de Texas y se degradó a tormenta tropical para entrar a Tamaulipas por Díaz Ordaz, municipio vecino de Reynosa.
“Hanna” se sintió con vientos de 110 kilómetros por hora e intensas lluvias, que obligaron al Ejército a activar el Plan DN-III E de rescate en plena madrugada.
De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua, en Reynosa hasta las 09:00 horas de ayer cayeron 110 mililitros de lluvia, una cifra atípica y extraoficialmente se habló de que durante el día se rebasaron los 500 mililitros.
Entre las colonias más afectadas están Santa Fe y Paseo Residencial, donde se reportaron los tres niños desaparecidos y hubo rescate de familias en lancha en diferentes zonas al reportarse el agua a un metro y medio de altura.
También por la madrugada se rescató a pasajeros de un autobús y a tripulantes de automóviles atrapados por el agua.
Vialidades relevantes como el bulevar Hidalgo y el libramiento a Monterrey fueron escenario de autos varados.
En medio de los rescates, al mediodía se reportó el ahogamiento de una mujer de 33 años que sufría de epilepsia.
Otra situación dramática fue la inundación de los primeros niveles Hospital Materno-Infantil, por lo que se tuvo que trasladar a pisos más altos a enfermos y otros fueron enviados a otros centros médicos.
Fue necesario bombear el agua para sacarla y por la tarde el Gobierno de Tamaulipas informó que el nosocomio quedó libre de la acumulación de agua.
Desde en la mañana se reportaron cortes de energía en las zonas afectadas y en prácticamente toda la ciudad, y también el servicio de agua potable se vio interrumpido debido a la falta de electricidad.
Otras ciudades fronterizas, como Matamoros, también reportan afectaciones, pero no tan graves como en Reynosa.
Decenas de personas fueron ingresadas en los diferentes albergues que, ante la emergencia del Covid-19, por primera vez tuvieron restricciones de cupo y fueron dotadas con cubrebocas y gel antibacterial.