Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Un comando armado masacró a un grupo de jóvenes que realizaban una posada en la ex Hacienda de San José del Carmen, en Salvatierra, Guanajuato.
Al menos 50 jóvenes que se encontraban en la reunión se tomaron fotografías grupales antes de que ocurriera el ataque a las 3:30 de la madrugada.
La hacienda donde ocurrió la masacre está abierta sólo para visitas turísticas los fines de semana, pero eventualmente se realizan eventos sociales en el lugar.
Conforme los testimonios de los sobrevivientes, el grupo armado ingresó a la hacienda por una puerta lateral y en el patio central empezó a disparar contra todos los asistentes.
En el lugar quedaron los cuerpos de 11 jóvenes de entre 17 y 35 años, mientras que uno más murió cuando era trasladado en un auto particular para recibir atención médica.
Fue a la altura de Los Arcos Azules, en la carretera a Cortazar, cuando una ambulancia alcanzó al vehículo, los paramédicos revisaron al joven de 17 años y confirmaron que ya no tenía con signos vitales.
Al menos otros 10 heridos en lugar fueron llevados a hospitales de la zona y dos se reportaron graves.
Además de disparar contra los jóvenes, dos motos y dos autos fueron incendiados en el lugar.
De acuerdo con testimonios de los sobrevivientes, entre quienes murieron dentro de la hacienda había dos mujeres identificadas como Macarena y Thalía Cornejo, ésta última fue en 2017 reina de la Candelaria en el municipio de Salvatierra.
Otra amiga cercana a las víctimas identificó entre los muertos a Galileo, David, Irving, Héctor y Emi.
Ambulancias se llevaron al resto de los heridos a hospitales de la región, mientras que Protección Civil y Bomberos sofocaron las llamas de los vehículos incendiados para evitar que los demás que se encontraban fueran alcanzados por el fuego.
Elementos de Policía Municipal, de la Guardia Nacional, del Ejército Mexicano y de Fuerzas de Seguridad Pública del Estado resguardaron el lugar hasta la llegada de elementos de la Fiscalía General del Estado y del Servicio Médico Forense para retirar los cuerpos.
Aunque autoridades estatales lamentaron la masacre e implementaron un operativo, nadie había sido detenido hasta ayer.
Fuentes federales extraoficiales dijeron que una línea de investigación apunta a que uno de los jóvenes asistentes a la fiesta podría estar vinculado al Cártel Jalisco Nueva Generación (CIÑA) y que el ataque fue orquestado por el Cártel de Santa Rosa, de José Antonio Yépez Ortiz, alias «El Marro», que aunque está detenido desde 2020, lidera al grupo sigue operando en la región.