Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Fitch Ratings bajó la calificación crediticia internacional de Pemex en emisiones de largo plazo y en moneda local de BBB+ a BBB-, y su calificación crediticia nacional de largo plazo de AAA (mex) a AA(mex).
Con este descenso, la petrolera está a un paso de perder el grado de inversión. Si la bajan a BB+ quedaría clasificada como grado especulativo.
La principal preocupación de Fitch es el perfil de deuda de Pemex.
Señala que para el cierre de 2018 y para 2019, la petrolera tendrá un déficit de flujo de efectivo entre 3 mil y 4 mil millones de dólares y reportará una proporción de 15 dólares de deuda por cada barril de petróleo.
“Pemex ha sido técnicamente insolvente desde 2009 al tener un balance total negativo”, indica.
El reporte asegura que el estrés financiero de Pemex puede desestabilizar el abasto de combustibles en el País.
Cuestionado, Arturo Herrera, subsecretario de Hacienda, dijo, durante un evento financiero, que era esperada la baja de calificación por parte de Fitch y que la empresa es motivo de preocupación en el Gobierno.