Ante la recurrente práctica de suplantar la identidad de entidades financieras para defraudar a las personas que buscan contratar un crédito, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros alertó de nueva cuenta a la ciudadanía sobre la existencia de 22 empresas que se ostentan como entidades financieras.
“Las personas engañadas han pagado y perdido cantidades que van de 10 mil hasta cien mil pesos, por lo que han tenido que recurrir ante el Ministerio Público a levantar la denuncia correspondiente”, informó Ignacio Chávez Villanueva, subdelegado de la Condusef.
Explicó que las falsas entidades financieras ofertan supuestos créditos a cambio de cierta cantidad de dinero, que los interesados deben pagar de manera anticipada por concepto de comisiones por apertura y/o pagar una fianza que debe ser gestionada.
En las últimas semanas, 22 Sociedades Financieras de Objeto Múltiple, Entidades No Reguladas (SOFOM, E.N.R.) que están debidamente inscritas en el Registro de Prestadores de Servicios Financieros (SIPRES) de la Condusef, denunciaron el uso fraudulento y suplantación de su nombre comercial e incluso sus datos fiscales o administrativos, con los cuales defraudan a personas que buscan obtener un crédito “rápido” y “barato”.
Explicó que los usuarios han denunciado que personas que laboran en las empresas falsas, los contactan vía telefónica haciéndose pasar por promotores de la entidad financiera, ofreciéndoles créditos con mensualidad de montos pequeños para hacerlos atractivos.
Sin embargo, cuando no reciben el crédito y ya pagaron los gastos exigidos, ya no pueden localizar a quien los contactó, o bien descubren que no trabajan para la entidad financiera que fue suplantada.
Además, advirtió que solicitan a los usuarios enviar su información personal vía WhatsApp o por mensajes de Facebook, poniendo en riesgo los datos personales del público.
“Cuando los usuarios realizan los depósitos en la cuenta bancaria o en alguna tienda de conveniencia, para obtener el supuesto crédito y se quieren poner en contacto con la empresa, no lo logran, entonces recurren a la Condusef para verificar su existencia y es cuando se enteran que han sido víctimas de un fraude mediante la suplantación de una entidad financiera”.