Defraudadores se benefician de lentitud de la CNBV

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores complica la resolución de fraudes financieros debido a la tardanza con la que provee información a la autoridad investigadora, señaló el catedrático en Derecho Penal de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, Luis Eloy Morales Brand.

Expuso que grandes fraudes cometidos en perjuicio de inversionistas, como en el caso de Yox Holding, requieren información bancaria para la investigación de delitos financieros, pero estas peticiones se atienden en un lapso de hasta un año.

Al momento en que el Ministerio Público solicita información a la CNBV, esta entidad tiene la obligación de facilitarla en conformidad con el Código Nacional de Procedimientos Penales. Sin embargo, la información no llega en el momento procesal oportuno.

Morales Brand manifestó que la investigación de cuentas bancarias vinculadas a casos de corrupción o estafas financieras involucra información confidencial por tratarse de datos personales. Estos informes se liberan en un tiempo mínimo de seis meses, pero pueden tardar hasta un año completo.

“Estos asuntos son graves, involucran cantidades de alto impacto, y para cuando se entrega la información, las carpetas ya están judicializadas en los tribunales. Eso significa que la información solicitada por la Fiscalía no llega a tiempo”, subrayó.

Si el juez del caso no cuenta con la información al momento del cierre de la investigación, ésta queda fuera del proceso penal debido a la deficiencia y falta de reacción de la CNBV, enfatizó.

El especialista advirtió que los autores de grandes fraudes financieros apuestan a esta tardanza como una posibilidad de que los delitos no se sancionen, ya que los recursos ya no están disponibles en las cuentas de origen.

Advirtió que los fraudes cuyos recursos obtenidos de manera ilegal se transfieren a cuentas en otros países prácticamente se dan por perdidos, ya que suelen enviarse a países considerados paraísos fiscales, donde no existen convenios de colaboración para el rastreo del dinero. Incluso en países con convenios, el trámite es más complejo que el nacional.