Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 28-Jul.- Rafael Olvera Amezcua, prófugo de autoridades mexicanas por defraudar a miles de ahorradores de Ficrea, es un próspero inversionista en Estados Unidos.
Con los fondos de sus estafas, Olvera acreditó lo necesario para obtener una visa de residencia permanente bajo el amparo del Programa EB-5 destinado a inversionistas.
“Olvera utilizó fondos transferidos desde México para participar en el programa de visas para inversionistas EB-5, y tenemos información de que efectivamente logró una visa condicionada de residente permanente a finales de 2014 o principios de 2015”, establece la demanda del síndico de la quiebra de Ficrea, Javier Navarro.
El Programa EB-5 permite a extranjeros que invierten al menos 500 mil dólares en ciertos proyectos y regiones de EU obtener una visa de residente permanente, condicionada en los primeros dos años de vigencia, que se extiende a los parientes incluidos en la solicitud.
Navarro presentó el 19 de junio ante una Corte del condado Miami- Dade, una nueva versión de la demanda para recuperar más de 100 inmuebles comprados por Olvera y su familia en EU, donde pormenoriza la situación migratoria del demandado.
El accionista de Ficrea enfrenta al menos cuatro órdenes de aprehensión en México, pero no ha sido molestado por autoridades estadounidenses, y el juicio civil por la demanda de Navarro, que reclama el pago de 195 millones de dólares, está agendado hasta julio de 2018.
“La obtención de esta visa ha permitido a Olvera y su familia (esposa, hijo y nuera) permanecer fuera del alcance de autoridades mexicanas y seguir disipando los fondos robados a Ficrea”, afirma la demanda, que acusa 56 violaciones a leyes de Florida.
“El requisito de inversión para la visa se cubrió mediante 25 transferencias que sumaron 540 mil dólares a la firma TSG Distressed Assets Funding Limited para la compra de bienes raíces”, señaló Navarro.
Alberto Galante, codemandado por Navarro, era manager de otra de las empresas de Olvera, Leadman Trade, y, al mismo tiempo, director de la Division EB-5 de TGS Capital.
Además, Olvera pagó 54 mil 75 dólares al abogado Jeffrey Campion para los trámites respectivos ante el Departamento de Estado y la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (OSIC).