Mayolo López
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-Luego de que Morena y el PRI aprobaran en San Lázaro la iniciativa que amplía la presencia del Ejército en las calles, el PAN y el PRD informaron que esperarán a que el procedimiento concluya para evaluar si permanecen o no con el PRI en el seno de Va por México.

Las dirigencias del blanquiazul y del sol azteca emitieron un posicionamiento conjunto para deplorar que los diputados priistas no hubiesen atendido los llamados para retirar la iniciativa de la discordia.

«… esperaremos a que concluya el proceso legislativo de esta reforma en el Senado de la República, para que en los órganos de nuestros respectivos institutos políticos, analicemos y decidamos cuál será el futuro inmediato de la coalición con dicho partido», plantearon.

Los panistas y perredistas recordaron que el domingo pasado habían propuesto al PRI y a sus diputados «que retiraran su propuesta al respecto y formuláramos, de la mano de la sociedad civil, expertos y académicos mediante la práctica del parlamento abierto, una nueva propuesta para enfrentar y resolver de fondo este gravísimo y creciente problema de inseguridad.

«Esto a fin de que los mexicanos puedan contar con un sistema integral de seguridad pública nacional de carácter civil, en el que, por supuesto, podrían participar nuestras fuerzas militares en apoyo a las policías civiles, tal como lo establece nuestra Constitución. Lo hemos dicho con toda claridad: no se trata como lo dicen hoy en sintonía los morenistas y priistas, si el ejército regresa o no a sus cuarteles, eso no es lo que estamos pidiendo, lo que se exige es que el Gobierno Federal no les cargue a las Fuerzas Armadas, el fracaso de su estrategia de seguridad pública y sus terribles resultados, y que dejen de violentar la constitución.»

La reforma al artículo quinto transitorio de la Constitución, aprobada esta tarde en la Cámara de Diputados, advirtieron «extiende por 10 años la fallida estrategia de seguridad y de militarización que quiere imponer -más allá de su mandato- este gobierno autocrático, poniendo en gravísimo riesgo nuestro sistema democrático, el respeto a los derechos humanos y colocando a nuestro país al borde de la dictadura.

«Es una reforma condenable en el fondo, pero también en la forma, porque fue propuesta y votada por la mayoría de los diputados priistas en una evidente complicidad con Morena; claudicando y contradiciéndose a lo que reiteradamente la dirigencia nacional de este partido y sus legisladores habían pronunciado al respecto de la peligrosa militarización y la fallida estrategia de los abrazos.

«La dirigencia nacional del PRI y la mayoría de los diputados priistas han faltado a la palabra, a los compromisos firmados y les han dado la espalda a las y los ciudadanos que en las elecciones de 2021 votaron por ellos, precisamente para que impidieran este tipo de reformas antidemocráticas, atentatorias contra las libertades y los derechos humanos.»