El primer Mexican International Challenge está a punto de finalizar, luego de que, desde el pasado miércoles, el Gimnasio Olímpico del IDEA se convirtiera en la sede de este deporte, no sólo a nivel nacional, sino de todo el mundo, con atletas de 21 países diferentes. Después de largas jornadas que abarcaron prácticamente todo el día, este sábado se realizaron las semifinales en cada una de las categorías participantes, dando como resultado los duelos por el título que se disputarán este domingo.
En la rama varonil, en la modalidad de singles, Luis Montoya pasó a la gran final venciendo a su compatriota Lino Muñoz por 21-14 y 21-16, y se medirá ante el español Luis Enrique Peñalver, que superó en tres sets a B.R. Sankeerth. En la rama femenil, la final será entre españolas, gracias a que Clara Azurmendi venció a la también ibérica Lucía Rodríguez en dos sets; así mismo la peninsular Beatriz Corrales superó en dos sets a Jennie Gai, de Estados Unidos, por lo que la final será para España.
En la modalidad de dobles, en la rama varonil, la final será entre México y Estados Unidos. Por parte de México, estarán Luis Montoya y Job Castillo, que obtuvieron su pase venciendo a una pareja canadiense; del lado de Estados Unidos, estarán Enrico Asunción y Vinson Chiu, que eliminaron a Andrés López y Lino Muñoz. En la rama femenil, España también dominó, al tener a dos parejas en la final: la primera conformada por Beatriz Corrales y Clara Azurmendi, la segunda por Lucía Rodríguez y Ania Setién, quienes vencieron a Estados Unidos y México, respectivamente; las mexicanas fueron Romina Fregoso y Miriam Rodríguez, que se quedaron a un paso de la final. Por último, en la modalidad de mixtos, México tendrá representación en la final con Luis Montoya y Vanessa Villalobos, los cuales superaron por retiro a Brasil y se medirán ante Vinson Chiu y Jennie Gai, de Estados Unidos, que eliminaron a otra pareja brasileña.
Las finales arrancarán hoy a las diez de la mañana, en una jornada que, se espera, culmine alrededor de las dos de la tarde para, posteriormente, llevar a cabo la respectiva premiación.