Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Restablecer el mecanismo de compra de medicamentos, desarticulado por la actual Administración; aumentar el presupuesto de la Secretaría de Salud; implementar reglas claras sobre la forma en que las entidades recibirán los recursos por parte del Insabi; reestructurar el programa universal de vacunación y reordenar los servicios de atención de diabetes e hipertensión son los principales retos en materia de salud para este año, coincidieron expertos.
Octavio Gómez-Dantés, especialista del Centro de Investigación en Sistemas de Salud del Instituto Nacional de Salud Pública, aseguró que la incapacidad estratégica y gerencial del equipo de salud de la 4T ha originado grandes problemas operativos, siendo uno de los más graves el fallo de la compra consolidada, lo cual ha causado desabasto de fármacos.
De acuerdo con el experto, se deshizo el sistema de compras operado por el IMSS y fracasó primero la Secretaría de Hacienda en su intento por hacerse cargo, sin ninguna experiencia, de un proceso tan complejo.
Después, ha fracasado la UNOPS, oficina de Naciones Unidas con experiencia mínima en la compra de fármacos, e Insabi.
Además, dijo, se suma el problema de la distribución de medicamentos, la cual también fue desmantelada.
Aseguró que en 2016, durante la Administración del Presidente Enrique Peña Nieto, el presupuesto de la Secretaría de Salud se redujo en 35 mil millones de pesos y en los dos primeros años de esta administración nuevamente cayó.
«Llevamos cinco años con recortes constantes del presupuesto público dedicado a la atención de la población sin seguridad social. Esto no sólo debe detenerse sino que se debe buscar la manera de regresar en términos constantes a lo que alcanzamos en 2015 que fueron alrededor de 153 mil millones de pesos; esa es la prioridad, no podemos hacer nada sino contamos con recursos suficientes».
Para el experto, urge que haya reglas claras en la distribución de recursos por parte del Insabi hacia los estados, pues actualmente no hay certeza en relación con los recursos que van a recibir de la federación y que tienen que movilizar para atender la población sin seguridad social.
«El Insabi sigue operando con muchísima opacidad y esto ha generado una enorme incertidumbre en los estados».
Además, consideró, hay que reconstruir el programa universal de vacunación, pues ha habido serios problemas con el esquema básico y la consecuencia más obvia fue el más reciente brote de sarampión en el área metropolitana de la Ciudad de México.
Por su parte, Malaquías López Cervantes, experto en Salud Pública, indicó que se necesita reordenar los servicios que tienen que ver con la atención de la diabetes y la hipertensión.
«Desde hace tiempo son las principales causas de muerte de la población en México y han sido las principales rupturas de atención que hemos tenido en los últimos años; la falta de medicamentos y personal, pero sobre todo la falta de comprensión, han originado que se rompan las cadenas de atención y que todos estos pacientes queden a la deriva».
Asimismo, advirtió el académico e investigador de la Facultad de Medicina de la UNAM, durante la emergencia sanitaria por Covid-19, la mortalidad de diabéticos e hipertensos pueden haber sido más alta que la provocada por el virus, y los pacientes fallecieron a causa de la falta de atención y fármacos.

¡Participa con tu opinión!