Natalia Vitela Paredes 
Agencia Reforma

CDMX.- Desde el pasado 5 de junio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó que en sitios donde hay transmisión diseminada de la enfermedad, como México, se utilice el cubrebocas en lugares públicos, apuntó Miguel Betancourt, presidente de la Sociedad Mexicana de Salud Pública.

Indicó que la OMS ha aclarado que la evidencia de la utilidad del cubrebocas para prevenir o evitar la infección es limitada, pero que existen estudios observacionales que muestran su utilidad.

Detalló que un estudio publicado el 28 de octubre en el International Journal of Infectious Disease, en el que se hace una revisión de 190 países y se analizan más de 2 millones de casos, establece que las intervenciones no farmacéuticas como implementación de cubrebocas obligatorio, medidas de cuarentena y distanciamiento y limitación de tránsito, se asocian tanto en lo individual, como en lo colectivo, a una mayor reducción en la tasa de reproducibilidad efectiva de la enfermedad.

Afirmó que según el estudio esto es un modelo conservador, pero en uno más optimista la reducción por el uso de cubrebocas sería arriba del 30 por ciento.

“Desafortunadamente el Presidente Andrés Manuel López Obrador hace eco de lo que dice el subsecretario (Hugo López -Gatell) y estos son los mensajes que desde que empezó la epidemia en México ha confundido mucho a la población”.

Advirtió que el que el Presidente o subsecretario como voceros digan que no hay evidencia de que el cubrebocas sirva, provoca que las personas se cuestionen su uso.

En tanto, Gustavo Oláiz, coordinador del Centro de Investigación en Políticas, Población y Salud de la UNAM, explicó que científicos realizaron un meta análisis de 33 estudios publicado por Eurosurveillance, plataforma científica especializada en epidemiología, que muestra que el uso de cubrebocas reduce la infección por Covid-19 entre 6 y 61 por ciento y, considerando varios factores, podría llegar a 95 por ciento.

Se trata del análisis Máscaras faciales y barreras similares para prevenir enfermedades respiratorias como COVID-19:Una revisión sistemática rápida.

Agregó que además se ha documentado que en caso de contagio, al usar el cubre bocas se reduce la cantidad de virus que ingresa a nuestro organismo (inóculo) por lo que la enfermedad tiende a ser menos agresiva.