Cancelar la obra del paso a desnivel en el poniente de la ciudad implicaría poner en riesgo ocupación y derrama económica por más de cien millones de pesos, advirtió Luis Francisco Romero David.

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), aseguró que la obra es necesaria, no sólo como un eslabón más del flujo continuo que se ha procurado para el segundo anillo de Circunvalación.

Se trata también de un punto estratégico donde se ha desarrollado un proyecto integral de desarrollo urbano que será conexión entre la zona habitacional consolidada que representa Colinas del Río y asentamientos aledaños y los nuevos fraccionamientos y prestación de servicios hacia el poniente.

En conferencia de prensa en la sede de CMIC, acompañado de los presidentes de los colegios de Urbanistas y de Arquitectos, Iván Hernández Zavala y Luis Armando Tostado, respectivamente, Romero David respaldó el plan y su viabilidad.

En ese contexto recalcó que la ejecución de la obra no sólo causa molestias por algunos meses a quienes transitan por sus alrededores, sino en contraparte genera empleo y activa el mercado interno.

Recordó que la industria de la construcción es un motor de la economía que incide positivamente en cuarenta ramas de la actividad económica pues sus insumos y los servicios que requiere para su operación plena, alcanza a agentes productivos de muy diversos ámbitos.

En el marco de una obra pública no sólo hay consumo de materiales de construcción; la derrama alcanza el pago de sueldos de gente que en ese momento tiene empleo, hay prestadores de servicios, traslados, alimentos, oficios y muchas cosas más que hacen economía.

Es una de las caras de la moneda que no se alcanza a dimensionar y que sin embargo es tan real que distribuye ese recurso de inversión de 120 o 130 millones de pesos a miles de familias de Aguascalientes, concluyó.