Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador defendió ayer la exoneración del director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, al considerar que fue una resolución legal y retó a que sí hay pruebas contra el funcionario que se presenten.
Al ser cuestionado en su conferencia matutina sobre la resolución que en la víspera dio a conocer la Secretaria de la Función Pública (SFP), López Obrador dijo que durante esta Administración Bartlett no ha cometido ninguna irregularidad.
«Pruébenlo, por lo que corresponde a nosotros el señor es director de la CFE, a ver ¿ahí cuáles son las transas? los contratos entregados como se hacía antes. Entiendo que la denuncia que se presentó fue por su desempeño en esta Administración y eso es lo que se resolvió», dijo.
López Obrador sostuvo que sus opositores están nerviosos y ante esta inquietud recurren a lanzar acusaciones sin sustento.
«No se puede solo acusar sin pruebas. Yo fui opositor mucho tiempo y presenté denuncias, pero siempre probé, siempre, nunca me presentaron una denuncia por calumnia», señaló.
López Obrador aseguró que si hay un servidor público corrupto no solo se va a ir a su casa, se va ir a la cárcel.
«Miren, ahora sí traigo pañuelo blanco -no les gusta a mis adversarios- pañuelito blanco, no hay corrupción arriba. Me atrevo a decirlo, a sostenerlo y quiero que me tapen la boca, a ver», retó.
El jueves, la SFP aseguró que Bartlett no incurrió en enriquecimiento oculto ni conflicto de interés al haber omitido en su declaración patrimonial y de intereses la existencia de 25 inmuebles y 12 empresas que están a nombre de su pareja sentimental e hijos, al considerar que no estaba obligado a reportarlos.
En el caso de su pareja, Julia Elena Abdalá, a pesar de qué públicamente se conoce que sostienen una relación sentimental, la SFP sostuvo que no se pudo probar que viven en concubinato, en tanto, en el caso de sus hijos, éstos son mayores de edad y no dependen económicamente del funcionario.

‘Motín emocional’
Durante una visita a una planta de la CFE en el municipio queretano de Pedro Escobedo, López Obrador volvió a apapachar a Bartlett.
«Me hizo un motín emocional. No les comento aquí su expresión, pero se sintió desatendido, hablando que le dábamos toda la atención a Pemex y que estábamos dejando rezagado el apoyo a la Comisión Federal de Electricidad, el caso es que estamos aquí», dijo.
Y volvió a recordar que el director de la CFE renegoció los contratos leoninos con empresas extranjeras que tienden gasoductos, y que se ahorraron 4 mil 500 millones de dólares.
«De ahí viene que no vean con buenos ojos al licenciado Bartlett, pero yo lo apoyo, porque en este asunto y en otros ha tenido una postura de defensa de los intereses del pueblo y de la nación», justificó el Presidente.

¡Participa con tu opinión!