Al Poder Legislativo le llegó su momento de real autonomía, y al menos en los temas de interés particular de los legisladores, como lo fue la elección del auditor superior del Estado, se logró generar consenso al interior; “no puedo criticar de ninguna manera a los diputados anteriores, pero me queda claro que ahora hay especial interés por que los temas del Congreso serán resueltos por el Congreso”.
Así lo expresó el diputado Enrique García López, quien comentó que estuvo al tanto de las inquietudes de representantes ciudadanos y de la Coparmex que criticaron el proceso, sin embargo dejó de manifiesto que no todos los temas del Congreso del Estado tienen que ser abiertos a la ciudadanía, como fue el caso.
Si bien la elección de titular del Osfags es de interés ciudadano, pues a la población le interesa el manejo y destino de los recursos, “es más de interés de los diputados, porque nosotros somos quienes avalamos en primera instancia en Comisión las cuentas, y el Pleno revisa y avala las cuentas públicas”.
Por ello es que “pensar que éste se fuera a volver tema ciudadano, donde muchos podrían participar y querer toda la información, no es así; se trató de transparentar lo más que se pudo, en condiciones de pandemia que también es algo importante de decir, pero el procedimiento era más de interés de los diputados que ciudadano”, insistió.
García López expresó que la política de ahora dejará precedente, pues en adelante se dejará de manifiesto que “estamos interrelacionados los poderes sin lugar a dudas, pero hay temas exclusivos para unos y otros”.
Particularmente en el tema del Órgano Superior de Fiscalización, puntualizó que se debe dejar en claro que el Poder Legislativo es el único facultado para revisar la cuenta pública, “imagínate, un órgano al servicio de otro Poder, con la intención de realizar trabajo técnico que tendrá que ser avalado por nosotros”; es un tema complejo, pero se logró el consenso.
Sobre Francisco Martín Muñoz, nuevo auditor general, refirió que es una persona capaz y hará un buen trabajo al interior del órgano, y si bien probablemente no tenga la habilidad de la oratoria, su trabajo será técnico, no político; “el problema de la fiscalización en los últimos años, ha sido que han querido ser mediáticos y no técnicos”.