El Secretario General de la Sección 7 del SNTISSSTE, Carlos César Jiménez Ronquillo, destacó la urgencia de atender las deficiencias estructurales que afectan al Hospital General del ISSSTE en Aguascalientes, con el objetivo de salvaguardar el derecho a la salud de los ciudadanos.
Jiménez Ronquillo explicó que el hospital ha sufrido, durante años, de una falta crónica de personal y recursos materiales, lo cual ha llegado a niveles preocupantes. En particular, mencionó la ausencia de personal nuevo y la insuficiencia de trabajadores en áreas clave como enfermería, cocina, medicina y farmacia, lo que repercute negativamente en la calidad del servicio médico.
Además, el líder sindical señaló la inadecuación de la infraestructura hospitalaria ante el crecimiento sostenido de la población derechohabiente. A pesar de contar con aproximadamente 60 plazas, el hospital no ha podido satisfacer la creciente demanda, lo que ha resultado en retrasos en la atención y largas esperas para las citas.
Esta situación se ve agravada por el hecho de que el número de derechohabientes en Aguascalientes ha alcanzado los 189 mil, sin que se observen mejoras significativas en la infraestructura o en el personal, creando un claro desbalance entre la demanda de servicios y la capacidad del hospital para responder.
En relación con el suministro de medicamentos, Jiménez Ronquillo afirmó que se ha mantenido un nivel adecuado hasta ahora, pero subrayó la necesidad de continuar esforzándose en este aspecto para asegurar que los pacientes reciban los tratamientos requeridos de manera oportuna.