Los temas urgentes que podrían ser tratados por los senadores en México debieran estar antes que la regulación del uso de la marihuana, pues está claro que “el que la consume no lo va a dejar de hacer por haber o no un decreto, es un asunto, un vicio que quien lo tiene difícilmente deja y es un fenómeno que continuará”.

Es probable que después de esto venga el estudio para el uso de esta yerba con fines medicinales, pero por lo pronto, el anteponer el uso lúdico, deja ver la calidad de legisladores que se tienen en el país, que ante cosas más urgentes, han optado por distraerse y atender lo que pudiera esperar, consideró el presidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), Roberto Díaz Ruiz.

En tiempos de pandemia y de requerimientos de los estados y municipios en materia de salud, educación, tecnología y economía, lo que se deseó es que en el Congreso de la Unión hubieran atendido esos temas, que fueron dejados de lado.

“Es de dar pena y decepción, no sólo en México, sino en el mundo entero, que nuestros  legisladores estén más preocupados por dar legalidad al uso lúdico de la marihuana, como si se tratara de algo realmente de importancia, eso no es más que fomentar un vicio que como toda adicción, genera estragos, aunque digan que es inofensivo”.

En momentos como los actuales, “la súplica a los legisladores locales y federales es que se dediquen a cosas más importantes”, e insistió que la ciudadanía lo que quiere ahora es tener certeza de que conservarán su empleo, de que tendrán algún apoyo o incentivo para que sus familias puedan continuar, sus hijos con educación y sobre todo, atender la salud.

Al menos, para el caso de Aguascalientes hay quienes no dejan de lado el recorte presupuestal por 1,500 millones de pesos ordenado desde el Gobierno Federal y no defendido en el Congreso de la Unión, “han recortado presupuesto para todos lados y con esto una serie de programas que se han quedado en el limbo, tanto de índole económica como de desarrollo social”.