Édgar Contreras
Agencia Reforma

CDMX. – Con 41 mil post, «Santi» fue trending en la plataforma X.
La mayoría de esos comentarios aludían a Santiago Giménez, delantero que suma ya 11 partidos sin gol.
La afición exigía que lo alinearan en lugar de Henry Martín o Raúl Jiménez. Ayer era común ver imágenes en las que ridiculizaban al futbolista del Feyenoord, en particular por ese mano a mano y su tiro machucado.
Santi exuda frustración, por eso hasta amonestado fue. No tiene la sombra de delanteros de jerarquía, por eso llama tanto la atención que Memo Martínez incline más la balanza a la ofensiva, pese a las evidentes distancias futbolísticas entre el del Feyenoord y el de los Pumas.
Después, en esa carencia a la ofensiva también tiene una mención honorífica Julián Quiñones, quien como naturalizado está más cerca de las versiones de Guillermo Franco y Matías Vuoso que de Sinha.
Uriel Antuna no se salva en ese eje de ataque, porque todos los desbordes e ímpetu acaban en tristes centros.
Tres días de entrenamiento parecen insuficientes para corregir el añejo mal del Tricolor. Por lo menos, el equipo ya llega, a diferencia de anteriores partidos en los que la pelota circulaba por todos lados menos por el área rival.
México debe ser implacable contra Ecuador. A ver si Giménez, Quiñones y Antuna empiezan a pagar sus deudas.