Staff
Agencia Reforma

CDMX.- Un día antes de su cumpleaños número 22, el esloveno Tadej Pogacar pedaleó hasta convertirse en campeón virtual del Tour de Francia.
En la etapa 20, la penúltima contrarreloj, Pogacar voló en la pendiente de 14.5 kilómetros del primer control en La Planche des Belles Fillesre, cortando 13 segundos de los 57 que había marcado su compatriota Primoz Roglic.
En el segundo turno, el joven ciclista dominó la subida marcando 35 segundos para quedarse con la icónica camisa amarilla que porta el líder general.
“No sé qué decir, es un sueño. Conseguir el ‘maillot amarillo’ en el día final, lo soñamos desde el principio. Conocía cada curva del camino gracias al trabajo del equipo.
“Creo que la cabeza me explotará, no podía ni imaginarme esto. En la parte final, en el ascenso, no sabía ni dónde estaba porque con el griterío de la gente no podía oir las indicaciones de los tiempos. La verdad es que de salida me daba por satisfecho con el segundo puesto”, aseguró Pogacar.
Roglic, que lideraba la competencia desde la novena etapa, fue la gran decepción de la jornada, pues la estrategia que aplicó en el camino ascendente no funcionó, ya que acabó con la potencia de sus piernas y con la ilusión de convertirse en el primer esloveno en ganar la rodada francesa, algo que probablemente hará su compatriota Pogacar.
“Estoy decepcionado con el resultado pero también lo di todo. Me quito el sombrero ante Pogacar, que ha sido el mejor y ha demostrado su fortaleza”, señaló Roglic.
Hoy, Pogacar disfruta su cumpleaños y un inminente título en el Tour.