Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En el desafuero del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, Aarón Iván Zeferín Hernández, juez de control del Centro de Justicia Penal Federal de Almoloya de Juárez, estableció que la soberanía del Estado está delimitada a sus asuntos internos y que, conforme al Pacto Federal, el Gobierno de Tamaulipas debe acatar la supremacía de la Constitución Política del País.
El juzgador afirma en el fallo del caso que el litigio del Congreso de Tamaulipas contra el desafuero de Cabeza de Vaca se encuentra en trámite en la Corte y que no es cosa juzgada, aunque el 14 de mayo pasado el Ministro Juan Luis González Alcántara concluyó que prevalecía el fuero del Gobernador.
“Además, debe tenerse presente que si bien conforme a lo dispuesto en el artículo 40 de la Constitución, los Estados que constituyen la República son libres y soberanos, dicha libertad y soberanía se refiere a los asuntos concernientes a su régimen interno, en tanto no se vulnere el Pacto Federal, porque deben permanecer en unión con la Federación según los principios de la Ley Fundamental, por lo que deberán sujetar su Gobierno, en el ejercicio de sus funciones, a los mandatos de la Carta Magna, atentos al principio de supremacía constitucional y su fuerza normativa, que deriva del artículo 133 constitucional”, señala.
Para Zeferín, la decisión del Congreso de Tamaulipas de no homologar el desafuero es un mandato dictado conforme a la legislación estatal y sólo puede ser aplicado dentro del territorio de dicha entidad federativa.
“En términos del artículo 121, fracción I de la Constitución Federal, se trata de legislaciones que sólo pueden tener efectos en su propio territorio y no pueden ser obligadas fuera de él (…)”, argumentó.
“Por ende, es válido estimar satisfecho en perjuicio de Francisco Javier García Cabeza de Vaca el presupuesto técnico que condicionaba el ejercicio de la acción penal en su contra, al ser aplicable lo dispuesto por el tercer párrafo del artículo 111 constitucional”.