Deben entrar al quite los gobiernos locales

En los primeros cuatro meses del año, tiempo en que el Gobierno Federal suspendió todos los programas para los emprendedores, capacitación, asistencia técnica, equipamiento y financiamiento, las empresas de menor tamaño han entrado a una etapa debilidad ante la competencia y de contracción del mercado, informó el director del CIDE, Alberto Aldape Barrios.

Hoy en día, el crédito productivo ofrece tasas de interés de 11% a los clientes de los bancos, mientras que ese porcentaje sube hasta 18% si se relaciona con empresas de menor tamaño. Sin embargo, el problema es el tiempo de respuesta que se tardan los bancos en aprobar o rechazar el crédito, el cual puede llevarse hasta seis semanas, cuya situación deja fuera de mercado a las Pymes.

El analista financiero aseveró que en este año ha quedado demostrado que los tiempos de la Federación no son los mismos que los del sector productivo. Aún así se espera que pronto la Secretaría de Economía presente sus programas en apoyo de las empresas de menor tamaño.

“Se espera que los gobiernos estatales a través de sus áreas de desarrollo económico generen programas de apoyo económico similares a los que en su momento ofreció el desaparecido Inadem, a fin de alentar la actividad en la población emprendedora y las empresas de menor tamaño que necesitan capacitación y equipamiento para competir en el mercado”.

El director del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial señaló que como consecuencia de estas ausencias de apoyo financiero y capacitación se ha dado una menor generación de empleo al compararse este primer trimestre contra igual periodo del año 2018.

Aseveró que el ritmo de la actividad económica continúa frenándose al no haber tampoco los apoyos crediticios bancarios vía Nacional Financiera. Aldape Barrios agregó que la banca comercial se encuentra siendo selectiva en los clientes que puede apoyar con créditos, donde se solicita a los empresarios y emprendedores garantías que respalden el financiamiento solicitado.

Finalmente, señaló que las tasas de interés bancarias en crédito hipotecario son accesibles y oscilan de 9.5 a 14%, gracias a la ventaja de que cuentan con la garantía que es el propio inmueble, cuyo valor crece a través del tiempo. Los plazos de pago van hasta 20 o 30 años.