Silvia Olvera
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Estados Unidos enfrenta una grave escasez de mano de obra en diversos sectores y la solución es actualizar y ampliar programas y visas laborales para aprovechar la migración, expone un análisis del Baker Institute de la Universidad de Rice y del Instituto de Política Económica.
Ambos organismos estadounidenses coinciden que los migrantes no perjudican el mercado laboral, y por el contrario contribuyen a llenar muchos vacíos en un país en donde se vienen cambios demográficos.
Tony Payan, director del Centro México-Estados Unidos en el Baker Institute de la Universidad de Rice, refirió que el crecimiento de la población se está desacelerando, y las tasas de natalidad en Estados Unidos han caído drásticamente en la última década, con una expectativa que para 2060, casi uno de cada cuatro estadounidenses tendrá más de 65 años.
«Permitir que más migrantes crucen nuestras fronteras ayudaría a promover la fuerza laboral capaz que el país necesita, pero la perspectiva es cada vez más impopular, al menos entre los legisladores, muchos de los cuales se benefician políticamente al adoptar una postura de línea dura contra la migración», señaló el especialista.
Explicó que pese al estancamiento de la reforma migratoria en el Congreso y las dudas generales sobre el papel de los migrantes con y sin estatus legal, el mercado laboral de Estados Unidos depende de un gran número de ellos, incluidos los temporales con visas de empleo y trabajadores no autorizados.
Una de las opciones que puede ampliarse a otras naciones es la visa TN, la cual surgió primero bajo el Tratado de Libre Comercio (TLC), hoy Tratado México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC), agregó Payan, pero sólo pueden acceder profesionales y técnicos canadienses y mexicanos de 63 categorías ocupacionales.
«El Congreso debería ampliar los tipos de profesionales que califican para la visa TN. Si esto resulta políticamente inviable, la categoría de visa debería reinterpretarse regulatoriamente para incluir más profesiones y habilidades técnicas», añadió.
El Instituto de Política Económica destacó que la proporción de migrantes en la fuerza laboral alcanzó un récord de 18.6 por ciento el año pasado.
«Los migrantes desempeñan papeles clave en numerosas industrias y están contratados en una combinación de empleos con salarios bajos, medios y altos.
«Y como informó recientemente la Oficina de Presupuesto del Congreso, la migración está contribuyendo a un fuerte crecimiento económico, se prevé que la migración futura aumente el PIB real 2 por ciento en los próximos 10 años, además de subir los ingresos del Gobierno», expuso.