Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La falta de resultados cuando fueron gobernadores, los actos de nepotismo en los que han incurrido y la opacidad con la que adquirieron sus bienes fueron los temas del segundo y último debate entre candidatos a la dirigencia nacional del PRI.
Durante el ejercicio previsto para abordar propuestas del partido a la sociedad, los tres aspirantes intercambiaron acusaciones por el incremento de la pobreza en sus estados, las casas blancas cuyo origen no han podido comprobar y los beneficios que obtuvieron sus familias cuando tuvieron espacios de poder.
Ivonne Ortega acusó a su contrincante Alejandro Moreno de haber sumido a más campechanos en la pobreza durante sus casi cuatro años de Gobierno en Campeche.
La ex mandataria de Yucatán señaló que este incremento se dio a pesar de que “Alito” endeudó a Campeche con 2 mil 369 millones de pesos, y lo responsabilizó por la pérdida de empleo en la entidad.
“Tendrás que aclarar dónde están los más de 2 mil 300 millones de pesos que pediste en crédito y que ayer el Coneval te dice que tienes 35 mil familias más en la pobreza”, demandó.
“La migración también tiene que ver con los estados al interior, como pasó en Ciudad del Carmen, cuando se perdieron 40 mil empleos, y tuvieron que migrar a los estados, romper familias durante el tiempo en el que fuiste Gobernador”, agregó.
En respuesta, Moreno dijo que el crédito está invertido en obras de infraestructura en Campeche. Atribuyó la pérdida de empleo a la crisis económica y el incremento de la pobreza moderada a la reducción de la pobreza extrema. Respecto a la llamada “casa blanca”, aseguró que se trata de un tema “legalmente acreditado”.
El Gobernador con licencia exigió a Ortega que aclare cómo se adjudicó miles de hectáreas en Yucatán.
También señaló que Ortega utilizó su posición como Gobernadora para beneficiar a su familia.
“De los 32 nombramientos de tu gabinete, sólo nombraste a dos mujeres y una era tu hermana, la directora del DIF”, agregó.
Ortega contestó solicitándole a Moreno que haga pública la dirección de la llamada “casa blanca”. Y afirmó que la propiedad a la que hace referencia, pertenece a su familia desde 1931.
En su turno, Lorena Piñón reprochó a Ortega que adhiriera a su campaña al ex Gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, quien ha sido acusado de crímenes de lesa humanidad.
“Fue acusado por la Comisión de la Verdad de Oaxaca por las desapariciones forzadas, asesinatos extrajudiciales y detenciones arbitrarias con tortura ocurridos durante la revuelta social de 2006. Está pendiente un juicio en la Corte de La Haya por ese mismo delito, es acusado de encabezar el gobierno más corrupto en Oaxaca, endeudo al estado con más de 4 mil 600 millones de pesos”, detalló.
La veracruzana arremetió también en contra del compañero de fórmula de la ex gobernadora.
“Alfaro impuso a su hijo como líder nacional de la Red Juventud Popular, y en 2016 intentó ponerlo como líder de la Red de Jóvenes por México, sólo que en esta ocasión no se lo permitimos”, señaló.
Piñón se comprometió a respetar los resultados de la elección interna aun cuando éstos no le favorezcan, mientras que Moreno se dijo confiado de que ganará “contundentemente”.

¡Participa con tu opinión!