Yarek Gayosso
Agencia Reforma

CDMX.- Algunos deportistas a nivel internacional y nacional manifiestan su postura a favor de vacunarse contra el COVID-19; otros, la rechazan categóricamente.
El virus ha causado la muerte de más de medio millón de personas en el mundo y no ha discriminado a los atletas de más alto nivel.
Aunque las vacunas han salvado a millones de vidas durante la historia de la humanidad, hay un grupo de la población que duda y desconfía en las inmunizaciones como algunos atletas, situación que la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó en 2019 como una de las amenazas a la salud global.
En México, la tiradora olímpica Alejandra Zavala reniega sobre la aplicación de una vacuna, que aún se encuentra en desarrollo y de la que de acuerdo con las opiniones de varios especialistas depende la realización de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 que se postergaron para el siguiente año.
“Es una situación extraña porque soy de las personas que no van a favor de las vacunas, mientras menos vacunas me tenga que poner mejor, pero si quiero viajar me la van a exigir y la tendría que hacer. No me siento convencida de que esa sea la solución. No me he puesto la vacuna de la influenza ni lo pienso hacer”, manifestó Zavala a Grupo REFORMA.
Del otro lado, difiere completamente el medallista mundial y panamericano de patinaje de velocidad, Jorge Luis Martínez, quien se encuentra rodeado en un ambiente médico familiar y espera un resurgimiento de la sociedad a través de la vacunación.
“Yo soy pro vacunas, mi hermana y muchos integrantes de mi familia están muy cercanas a la medicina. Mi hermana es médico y mi mamá es enfermera. Yo estaría feliz de que se descubriera pronto la vacuna y podríamos recuperar la vida que teníamos antes”, afirmó a este diario.
Actualmente, su hermana se encuentra trabajando en uno de los hospitales COVID, en Hermosillo, Sonora, y esa situación ha influido en la decisión de vacunarse para evitar la enfermedad.
La OMS informó que espera a finales de 2020 puedan producirse cientos de millones de dosis de vacunas que actualmente se encuentran en fase de ensayos, y hasta el momento no es definitivo que se convertirá en un requisito para viajar sin restricciones y disminuir el riesgo de la transmisión del virus.
Por lo pronto, el debate en torno a las vacunas ha comenzado a generar división.