Sergio Alonso Méndez

La Noticia:

El caos y los ataques personales marcan el primer debate entre Trump y Biden… (elpais.com).

Comentario:

Es complicado decir quién ganó. Hasta dos estudiantes preparatorianos tendrían más cortesías el uno con el otro al debatir. No asombra de Trump. Al parecer era una estrategia diseñada el interrumpir y el calumniar, pero Biden cayó a su nivel. Entonces es complicado el establecer un ganador. Repasemos algo de lo reportado en la prensa extranjera sobre el tema.

The Economist. “Estadounidenses que observaron el debate presidencial entre Donald Trump y Joe Biden pueden ser perdonados si los dejó en la desesperación.” Y hace énfasis en los ataques de ambos. Trump diciendo que el hijo de Biden solo consiguió trabajo gracias a que su padre fue nombrado vicepresidente. Biden expresando que un profesor de escuela paga más impuestos que Donald Trump, por ejemplo.

The New York Times. Hizo un recuento de las veces que Donald Trump interrumpió a Joe Biden: 73 veces en hora y media. ¿Cómo establecer un diálogo así? Y aunque no las contó, mencionó que algunas veces el mismo Trump interrumpió al moderador, Chris Wallace de Fox. En un momento dado Trump le dijo a Wallace: “Parece que estoy debatiendo contigo.” Varias veces el moderador pidió al presidente que dejara hablar a Biden.

BBC News. “En un debate que fue el equivalente político de una pelea con comida, el ganador fue el hombre que emergió menos cubierto con agua sucia.” Luego continúa diciendo que basándose en encuestas exprés y los mercados de apuestas, esa persona sería Joe Biden.

El País. “El primer debate electoral entre el republicano Donald Trump y el demócrata Joe Biden se convirtió en un espectáculo caótico y virulento, chocante en el país más poderoso del mundo.” Menciona cómo Trump se lanzó al ataque desde el inicio, olvidando la premisa de que el presidente, defendiendo su puesto, debería mantener la moderación y mostrar al otro una altura difícil de lograr. No fue así. Trump atacó e interrumpió y, en su contra, hizo que Biden sacara la casta. Biden parecía el estudiante delgaducho que decide enfrentarse al “bully” de su salón: “¿Te vas a callar, hombre?”, “No hay quien diga una palabra con este payaso, perdón, con esta persona”, “Sigue parloteando, hombre”, replicó Biden en algunas de las interrupciones. “No estoy aquí para señalar sus mentiras, todo el mundo sabe que es un mentiroso.” ¿El respeto a la figura presidencial? Brilló por su ausencia.

Aunque unas encuestas dicen que ganó Biden, otras mencionan que si acaso un 3% de los votantes podrían ser influenciados por el debate. La gente quedó desilusionada del bajo nivel. Decir que ganó Biden (o Trump) es optimista. Decir que nadie ganó es hacerles un favor a los participantes. En realidad, los dos perdieron.

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com