Armando Fuentes
Agencia Reforma

CDMX. -Decía el gran filósofo Cuco Sánchez: «Hay cosas imposibles que sin embargo suceden». En libros raros y revistas más raras aún he hallado algunos hechos peregrinos y curiosos que anoté para compartirlos con mis cuatro lectores. Helos aquí. En 1663 un tal Hasán Lagari hizo el que seguramente es el primer vuelo en cohete tripulado por el hombre. Como regalo de cumpleaños para la hija del sultán turco Murad IV, Lagari se hizo atar a un cohete metálico impulsado por pólvora. El cohete fue disparado y recorrió 300 metros de distancia antes de caer a las aguas del Bósforo. Lagari, que salió sano y salvo de la demostración, atenuó la velocidad del descenso desplegando unas grandes alas de tela, lo cual hace de él también, probablemente, el primer piloto de un deslizador aéreo. En la pared exterior de una iglesia en la Ciudad de Guatemala apareció cierto día una imagen que atrajo de inmediato la veneración de los creyentes, quienes veían en ella el rostro de Cristo. Aunque el supuesto prodigio fue desautorizado por el párroco del templo, la gente atribuyó numerosos milagros a la imagen, hasta que se descubrió que el supuesto Divino Rostro era en verdad un poster con la fotografía del cantante norteamericano Willie Nelson, desgastada por el tiempo, el sol y la lluvia. En Madrid una joven y bella mujer de nombre María Bisbal había consumado 14 asaltos bancarios, ella sola, a punta de pistola. Al escapar del último banco que robó perdió un zapato, que se le quedó atorado en la rejilla de hierro de una acera. Una semana después la policía hizo publicar un falso anuncio según el cual cierto príncipe oriental de visita en España había encontrado en la calle una zapatilla de mujer. Deseoso de casarse con una española, el potentado ofrecía matrimonio a la dueña del zapato. Se presentaron más de cien aspirantes a Cenicienta, entre ellas -asombrémonos- la asaltante, que fue ahí mismo identificada y detenida. Un hombre de 23 años de edad acudió a un hospital de Londres quejándose de fuertes dolores en el pecho, y de dificultades para respirar. Le fueron tomadas radiografías que mostraron la presencia de un tumor casi del tamaño de un melón en la caja torácica del paciente. Éste fue sometido a una operación quirúrgica, y los médicos quedaron estupefactos: el tal tumor era en verdad un embrión humano. El hombre había llevado dentro de sí a un hermano gemelo cuya gestación no se completó. El caso apareció en el periódico Daily Telegraph el 7 de mayo de 1982… Un alud en el Mont Blanc depositó en el valle los cuerpos congelados de cuatro hombres vestidos con trajes de aviador. Eran los tripulantes de un avión norteamericano B-17 que cayó en esa montaña al término de la Segunda Guerra. Los restos de los aviadores, preservados por el hielo, fueron llevados a Estados Unidos y sepultados con honores militares en el cementerio de Arlington. El hijo de uno de ellos, hombre de 56 años de edad, pudo ver perfectamente conservado el cuerpo de su padre cuando tenía 24 años. Todo esto es increíble, pero hay que creerlo, porque sucedió. Igualmente aconteció, aunque parezca sorpresivo, que Marcelo Ebrard fuera designado secretario de Economía por Claudia Sheinbaum. ¿Podrá manejar el ex Canciller esa ardua asignatura? Mejor habría estado en Relaciones Exteriores, pienso, donde mostró eficiencia y capacidad. Por su parte, Juan Ramón de la Fuente, aunque ciertamente posee experiencia internacional, va a esa secretaría. Hay quienes piensan que debió ir a Educación. Esperemos que los funcionarios elegidos por la futura Presidenta sirvan a México y a quien los nombró, y no al antiguo régimen. FIN.