Aunque se haya obligado a las grandes industrias de alimentos a advertir que sus productos contienen exceso de calorías, sodio, azúcar, así como otros elementos que son ingredientes de la comida chatarra, en los hechos en México no se ha reducido el consumo, pues al grueso de la población poco le interesa leer las etiquetas y menos la advertencia, expresó el nutriólogo Ricardo Ayala Acevedo.
Si bien existe una Ley que obliga a la industria de alimentos a identificar mediante etiquetas cuando el producto tiene exceso de esos ingredientes, no se ha notado un cambio por el gusto de ese tipo de comida que perjudican a la salud, al no abonar a mejorar los hábitos alimenticios y nutritivos.
Comentó que se debe tener en cuenta que de acuerdo a las autoridades sanitarias en el país, también será prohibido el uso de personajes en los empaques de determinados alimentos, que sólo los hacen atractivos, principalmente hacia los menores de edad, pero que no abonan a su buena nutrición y con eso se buscará protegerlos.
Se tiene conocimiento, dijo, que el 1º de enero entrará en vigor la segunda etapa de la implementación de la Norma 051 sobre el etiquetado de advertencia en los alimentos -la primera fue la colocación de los sellos de excesos en sodio, azúcar y calorías-, pero dentro de menos de dos semanas estará prohibido colocar imágenes de personajes animados, deportistas, dibujos animados o celebridades en los empaques.
El especialista en nutrición del deporte y los buenos hábitos alimenticios, subrayó que en México es necesario restringir el uso de personajes y elementos persuasivos en los empaques de los alimentos en general, pero también, que haya más regulación sobre la publicidad dirigida a los menores de edad, a fin de no incurrir en engaños y mejor, orientarlos sobre cómo mejorar su alimentación.
Sobre el tema, refirió que en México hay estudios que sacan a relucir que aproximadamente un 92% de las bebidas dirigidas a menores de edad, como son leches en distintas presentaciones y sabores, así como los jugos, galletas y frituras, usan personajes animados o bien, deportistas o celebridades de la farándula que generan ventas.
Y es que, resulta que en general la población no tiene una madurez neurológica para realizar elecciones libres de las herramientas mercadológicas, por ello la necesidad de que haya y se cumpla la regulación que limita el uso de personajes en los empaques de productos no saludables.