De poco o nada servirá que las autoridades delimiten ciclovías en distintos puntos de la ciudad si estos espacios no son respetados por los automovilistas y si no se aplican sanciones a los propietarios que invaden estas rutas. Del mismo modo, los esfuerzos de décadas por parte de los colectivos ciclistas se ven frustrados por la pobre infraestructura con la que responden las autoridades. Es necesario el uso de bollas o delimitadores físicos para hacer estos caminos más seguros para quienes se trasladan pedaleando. Esta imagen fue captada por la cámara de El Heraldo en la ciclovía rotulada recientemente en las inmediaciones del Seminario de la Diócesis de Aguascalientes.