El Sistema de Administración Tributaria (SAT) se ha caracterizado en los últimos años por la indolencia con que actúa ante los contribuyentes y a los que trata con la punta del pie, pero que el ciudadano no falte a una de las múltiples obligaciones que están integradas en la ley fiscal porque entonces le cae encima con multas, recargos y hasta el cierre del negocio.

El ex presidente del Colegio de Contadores Públicos de Aguascalientes, José Alfredo Franco Hernández, no se anduvo con rodeos al denunciar que sigue la venta de citas en el SAT, condiciones que ha empeorado ante la saturación de citas presenciales como resultado de la obtención de la constancia de situación fiscal.

Como autoridad el SAT debería actuar con sentido común y ofrecer un servicio óptimo, pero por angas o por mangas ha sido lo contrario desde hace varios años, agudizándose durante la pandemia, por lo que en la actualidad es la constante y que sirve para que algunos vivillos hagan su agosto, al vender las citas, situación que se ha agudizado por el crecimiento de la demanda.

Es algo que “todo mundo lo sabe, que se venden citas para distintos trámites”, sostuvo el especialista, de lo cual “he sabido de casos que dicen tengo un contacto en SAT que vende citas, pero ni con eso se obtiene la cita, esto genera mucha incertidumbre, ineficiencia y mucha informalidad porque la autoridad no da las herramientas”.

Hizo mención que desde que el SAT eliminó las modalidades de inscripción a través de la página de internet y la sustituyó por la App SAT ID, “ésta  ha sido una herramienta insuficiente y perfectible dado que impide utilizarla en su totalidad y solamente da tres opciones: obtener la contraseña, renovar la firma electrónica y obtener la constancia de situación fiscal”.

No obstante, esa aplicación no funciona adecuadamente, debido a que en el proceso no se tiene la retroalimentación con el SAT, toda vez que “se supone que te llega un mensaje a tu celular, registras un celular y un correo electrónico, a veces no te llega ni correo ni mensaje de celular”.

Es una situación que señaló José Alfredo Hernández, “este nuevo esquema no ha venido a solventar la necesidad de millones de personas que hasta el año pasado podían hacer los trámites por internet y que ahora ya no se puede”.

De igual manera mencionó que ya le quietaron la facultad a los fedatarios de hacer las preinscripciones al RFC de las personas morales, por lo que cada año son más los servicios y los supuestos en que las personas pueden requerir acudir al SAT presencialmente para hacer un trámite.

En función de lo descrito consideró que el SAT necesita hacer un análisis y al menos en Aguascalientes es necesario que abra una nueva oficina para atender la demanda de los trámites. Consideró que se vive “una frustración total, una incertidumbre total, que en resumen con las reformas el SAT está pidiendo más cosas, el mismo empresario, ante la ignorancia pide más cosas de las que debe pedir y con independencia el SAT ya está rebasado en su capacidad, tiene que replantearse”.

El problema que aludió José Alfredo Franco es de vieja data, en 2021 Luis Ramos, creador de la cuenta de twitter: “SAT sin citas”, denunció la falta de atención para trámites presenciales en el SAT, que se vive en toda la República. Dijo que por el tiempo de espera, los tecnicismos, la burocracia o los errores, realizar un trámite ante el SAT “siempre ha sido un proceso tedioso”, sin embargo este último año (de 2021), por la irrupción de la pandemia “se ha convertido en un infierno”, situación que se alarga hasta la fecha.

Vaya manera de festejar en el SAT los 25 años de ser el brazo fuerte de la Secretaría de Hacienda, que si hubiera un poco de vergüenza debería hacer a un lado los actos conmemorativos y cumplir son sus obligaciones, ante todo escuchar y atender a los millones de contribuyentes.

SE ALARGA

Por tercer año consecutivo la industria automotriz en Aguascalientes enfrenta problemas para alcanzar el pico de producción, porque además de la falta de chips no llegan otros componentes, lo que provoca que trabaje al 60% de su capacidad instalada.

Es una situación que perjudica de varias formas pese a que las empresas se esfuerzan por adquirir lo necesario, pero se han topado con una serie de imponderables que de la misma manera impacta a este sector en todo el mundo.

Es un problema que se agudiza en virtud de que empresas transnacionales con poco menos de dos años de operar se declaren en bancarrota, con lo que esto significa para la economía y el empleo, pero no hay una forma de evitar que suceda, mientras que otras, para subsistir han recurrido a créditos bancarios dificultándose los pagos, por lo que también están en vías de desaparecer.

El dirigente sindical de la industria automotriz, Rogelio Padilla de León, subrayó que se ha generado un desbarajuste financiero por lo que las empresas no están ganando lo que tenían previsto, enfrentando situaciones muy difíciles para cubrir los compromisos y adquirir la materia prima, de lo cual hay firmas que llegaron en 2020 y hasta la fecha no han facturado un solo dólar, por ello se entiende que prefieran cerrar a seguir perdiendo.

SÓLO EN TEORÍA

Si usted va de paso por esta entidad y lee las declaraciones del encargado de movilidad estatal, quien asegura que se entregará a la próxima administración un servicio eficiente de transporte urbano, supondrá que Aguascalientes es un ejemplo nacional a seguir, pero si se toma un poco de tiempo para platicar con los usuarios sabrá que es una mascarada, puesto que siguen los problemas ancestrales en el arribo de las unidades a los paraderos y durante las horas-pico pasan atiborradas, lo que obliga a trabajadores y estudiantes a pagar taxi para llegar a tiempo a sus actividades.

Es un problema que habrá de heredar y ojalá que desde el primer día el próximo gobierno se dé a la tarea de solucionarlo, toda vez que el actual no pudo lograrlo en seis años. Es una promesa de campaña que quedó en la mesa y ahora que se acerca la hora del adiós trata de disfrazar la realidad, con declaraciones de Ricardo Serrano, que es el último responsable de una área que tuvo varios titulares y ninguno logró ni siquiera una cercanía con la solución que demanda el pueblo.

Se podrá presumir que hay instalaciones nuevas para el aparcamiento y resguardo de los autobuses y que cuentan con servicios para los operadores, pero lo más importantes se ha dejado de lado y que es el cumplimiento de horarios en la llegada de los vehículos a cada parada y que se tripulen con un grado alto de eficacia, ya que para el público es lo más importante. Lo demás es parte de la envoltura y la cual carece de interés para el que utiliza este servicio.

Según Serrano, quien suceda a Martin Orozco recibirá “un área eficiente, con procesos claros y sustentados en un marco normativo que proteja todo el andamiaje de esta instancia, por lo que se dejarán cuentas transparentes y el proceso de regularización para diversos esquemas de transporte”.

En una declaración como esa no podía faltar la muletilla, al afirmar Serrano que “esta administración ha puesto las bases para la transición hacia el sistema integral de transporte”, esto es, deja inacabado el programa pero tiene algunos avances, por lo que ya será decisión de quien llegue que lo concluya, lo reforme y cambie. Por lo pronto, si a alguien le interesa, dijo que deja manuales de diseño de la vía pública y con todo lo necesario “para la consolidación del trabajo realizado” y adelantándose a lo que pueda suceder subrayó que “el siguiente gobierno tendrá su propia visión y perspectiva”, aunque confía en que haya continuidad con los proyectos que calificó de “estratégicos” para dar seguimiento al programa integral de movilidad 2045.

Al respecto ¿no sería mejor solucionar los problemas actuales que pensar en lo que pudieran suceder dentro de 23 años? Es una cuestión recurrente en los funcionarios de los tres niveles de gobierno, quienes esperan que para entonces se les  haga un reconocimiento “por haberse adelantado a su tiempo”, pero lo único que pretenden en el momento actual es demostrar que trabajan con una proyección futurista y así ocultar su ineptitud para corregir los problemas actuales.

CURVA PERJUDICIAL

Los accidentes que tienen lugar de manera recurrente en algunas vialidades se atribuyen a los conductores, sin que en la Secretaría de Obras Públicas hagan el menor intento por analizar si el problema está en el trazado, pero mientras tanto siguen perdiéndose vidas y quedan cuantiosos daños materiales.

De manera particular la curva que está en la parte posterior de la Universidad Autónoma de Aguascalientes continúa siendo escenario de hechos trágicos, a lo que, la única respuesta de las autoridades, es aconsejar a automovilistas y motociclistas que conduzcan a un máximo de 35 kilómetros por hora, lo que ni siquiera las patrullas de seguridad lo hacen, pero que para el coordinador de tránsito y vialidad municipal, Arturo Martínez Morales, es la única forma de evitar los percances.

Se ha mencionado en repetidas ocasiones que en ese lugar hace falta la peralta para que a los conductores no los “saque” la curva. Si fuera sólo unos cuantos sucesos podría suponerse que se debió a la impericia pero al ser seguido es porque algo tiene que hacerse.

La seguridad tiene que ser lo más importante y en eso deben abocarse los encargados de Obras Públicas, lo que ojalá que la nueva administración estatal lo tome en cuenta.