Los obreros y los trabajadores, junto con sus organizaciones sindicales, han sido los más olvidados por las candidatas a la gubernatura del estado, lamentó el dirigente estatal de la Confederación Regional Obrera Mexicana, Jesús Enrique Ramírez Pérez, al afirmar que estas campañas han estado más centradas en ataques que en propuestas.
El líder local de la CROM señaló que, en el debate del pasado martes, la primera pregunta estaba relacionada con el desarrollo del sindicalismo, sin embargo, ninguna de las participantes tuvo clara idea de lo que tienen qué hacer el Gobierno y las organizaciones sindicales frente a un nuevo entorno en donde los gremios de trabajadores ahora tienen mucha más fuerza derivada del cambio de las leyes que ahora rigen a empresas y sindicatos.
Recordó que, antes del inicio de las campañas, las organizaciones sindicales exigieron un desempeño de altura y de propuestas. Sin embargo, a excepción de una de las abanderadas, que no ha caído en responder ataques, las demás han resaltado por su guerra sucia en lugar de por sus propuestas.
Lamentó que, hasta ahora, los trabajadores no han sido tomados en cuenta por las candidatas, ni conocen de viva voz sus propuestas, dado que han confundido el desarrollo y crecimiento económico con la generación de más empleo, y eso no es una atención digna al sindicalismo.
Apuntó que la generación de nuevas fuentes de empleo formal es un reto muy importante, pero, hasta ahora, ni siquiera ha quedado claro cómo piensan hacer para dinamizar la economía y, peor aún, “tienen la idea de que los sindicatos no tenemos nada que ver con la generación de empleo, cuando mucho de lo que se genera ha sido porque las organizaciones de trabajadores hemos sido sensibles a las necesidades de las empresas, lo que les ha permitido proteger fuentes de trabajo y generar un poco más de espacios laborales”.
Indicó que hay una vasta agenda que hasta ahora las candidatas han ignorado, tales como las nuevas reglas para un modelo de justicia laboral, el rezago de miles de asuntos en la Junta que se les tiene que dar salida lo más pronto posible, así como la protección de la paz y estabilidad laboral frente a una amenaza real de que Aguascalientes se convierta en un polvorín ante el embate de sindicatos de fuera que sólo buscan desestabilizar a nuestras empresas para la obtención de beneficios particulares.

¡Participa con tu opinión!