La oportuna intervención de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Municipio de Aguascalientes, evitó que unos jóvenes empleados de una pizzería depositaran la cantidad de 30 mil pesos tras ser víctimas de una extorsión telefónica.
Todo se originó cuando los uniformados tomaron conocimiento de un intento de fraude que pretendía cometer un individuo que dijo llamarse Ricardo, quien, tras contactar a los afectados, les solicitó la cantidad de 30 mil pesos por concepto de una supuesta multa laboral.
Debido a que les hizo creer que el patrón para quienes trabajan los afectados pidió que hicieran el depósito, los dos jóvenes tomaron el dinero de la empresa en la que laboran y acudieron a una sucursal bancaria que se ubica en el fraccionamiento Villas de San Nicolás, a fin de depositar los 30 mil pesos a través de un cajero inteligente.
Afortunadamente, los elementos policiacos lograron llegar a tiempo y evitaron que los jóvenes cayeran en el engaño, por lo que no se hizo entrega de ninguna cantidad en efectivo.

¡Participa con tu opinión!