Sergio Cuevas Ávila
El Heraldo

Las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la primera causa de muerte en México y en Aguascalientes, derivado de la mala alimentación, la vida sedentaria y el poco ejercicio físico que se realiza, destacó el presidente el Colegio de Médicos Cirujanos del Estado, Guillermo Llamas Esperón.
Indicó que todo esto tiene una fuerte relación con el estilo de vida de los mexicanos, que implica el que cada vez se lleva una dieta más inadecuada, con alimentos que no tienen una buena proporción, el empleo de comida chatarra que desde la infancia se ingiere, dado que a los niños se le enseña mal a alimentarse y que en las escuelas venden alimentos chatarra, aunado a que hay una ausencia de la actividad física.
“Cada vez es más común que cuando nos desplazamos de un lugar, lo hacemos en vehículo, ya no caminamos, ya no usamos bicicleta y en las escuelas cada vez se olvidan más de las clases de educación física, y los jóvenes y los niños dejan de hacer deporte”.
Dijo que otro factor de riesgo es el tabaquismo que se ha incrementado sustancialmente en los adolescentes y en los jóvenes en los últimos años, todo ello relacionado con las grandes campañas publicitarias que hacen sobre el empleo del cigarro.
Subrayó que si bien recientemente se satanizaron de manera impresionante los vapeadores, consideró que debería hacerse lo mismo con el cigarro, pero no se realiza, dado que la industria del tabaco es mucho más poderosa que la de los vapeadores, los cuales producen neumonía y otras complicaciones.
Estableció que los pacientes con diabetes, hipertensión y posmenopáusicas también tienen mucho más riesgo de desarrollar las enfermedades propias de las arterias del corazón, a consecuencia de la arterioesclerosis que está condicionada de manera importante por los altos niveles de colesterol en la población.
Recordó que hace 20 años en Aguascalientes hicieron un estudio en mayores de 18 años y encontraron que el 18% de la población tenía el colesterol arriba de 200, que es lo que se considera como valor alto normal. De tal manera que una quinta parte de la población de Aguascalientes mayor de 20 años tiene cifras altas de colesterol y eso les incrementa el riesgo de tener enfermedad cardiovascular. “Entonces tiene que seguirse educando a la población a reducir la ingesta de alimentos, de tabaco, a mejorar la actividad física y a tomar las medidas adecuadas para prevenir estas enfermedades”.