Claudia Guerrero
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-Con la presencia del cantautor Amaury Pérez, el Presidente Andrés Manuel López Obrador celebró en Palacio Nacional el Día de la Rebeldía Nacional de Cuba.

Para la ocasión, el cuadro de José Martí -instalado desde este sexenio en las oficinas presidenciales- fue bajado hasta el Salón Tesorería.

El pasado miércoles y frente al reclamo de sus socios comerciales en el T-MEC, el Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que no pasará nada y hasta pidió poner la canción Uy qué miedo, de Chico Che.

«Como todos sabemos hay una relación de hermandad entre el pueblo cubano y el pueblo mexicano y Amaury, como otros cantautores cubanos de la trova, pues son nuestros amigos», dijo el Mandatario federal al presentar al artista.

En respuesta, Pérez agradeció a López Obrador por la invitación y por la solidaridad, valentía y generosidad que ha mostrado con Cuba.

«Si puedo hablar a nombre del pueblo de Cuba, el pueblo de Cuba lo respeta y lo aplaude», dijo al tabasqueño.

En seguida, el cubano cantó No lo van a impedir, que dice: «No lo van a impedir del valle al cielo, ni reyes del honor, ni periodistas, ni antiguos comediantes, ni embusteros, ni estudiantes de leyes, ni alquimistas».

Siguió con Plegaria a la Virgen del Cobre, cuya letra se enfoca en la patrona de Cuba: «Ven a verme, Madre, Virgen de la Caridad. Madre de Dios, ven a verme. Baña tu luz mi cuerpo, purifica mis heridas, ampara mi leve vida, acompáñame en la muerte».

Posteriormente, el Presidente preguntó a los asistentes: ¿una más o ya?

«¡Otra!», gritaron los youtubers.

En respuesta, el cubano cantó Hacerte venir, que dice: «Si yo pudiera de donde estoy, ay amor, hacerte venir. Tener tu boca y tu corazón cuando el deseo me quiera hervir. Si yo pudiera de donde estoy, ay amor, hacerte venir. Si yo pudiera de donde estoy, ay amor, hacerte venir».

Durante la intervención de Pérez, la Secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, rompió en llanto.