Amallely Morales
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Lo que iba a ser una movilización para recordar la importancia de la interrupción legal del embarazo, se convirtió en una lluvia de gas pimienta y enfrentamientos con la Policía.
Feministas que marcharon ayer fueron cercadas por uniformados que las superaban en número y en protección.
Tras salir del Monumento a la Revolución, pasadas las 15:00 horas, un bloque de mujeres fueron rodeadas en Juárez y Balderas por elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), en su mayoría hombres, quienes les impidieron el paso.
Ahí, el contingente fue separado en dos, quienes quedaron en medio del círculo de policías y las que se quedaron afuera intentando romper el cerco.
“Están coartando nuestro derecho a la manifestación, ésta es la verdadera cara represora de la Jefa de Gobierno, Sheinbaum la represora, la mujer que no está con las mujeres”, dijo una inconforme en el contingente que quedó fuera.
Ambos grupos intentaron romper el cerco en por lo menos cinco ocasiones, pero fueron replegadas por los policías quienes echaron líquido de extintores.
“¡Asesinos, asesinos son ustedes, en aborto clandestino las que mueren son mujeres!”, gritaron las manifestantes, quienes pedían la interrupción legal del embarazo en todo el País, así como un alto a los feminicidios.
Así estuvieron hasta después de las 17:00 horas cuando, las mujeres que estaban rodeadas, lograron avanzar en medio del círculo de policías, entre los que había hasta elementos de Tránsito.
A las 18:00 horas, los dos grupos lograron unirse pero aún sin la posibilidad de avanzar más allá del Anti Monumento.
En Eje Central y Juárez, se habilitó un templete desde el cual las mujeres alzaron la voz para expresar lo que ya estaba ocurriendo: represión policial.
“Esta represión fue orquestada por una mujer, Claudia Sheinbaum, que se ha dicho feminista”, gritó una inconforme que tomó el micrófono.
Y, reflejando lo que sus palabras decían, policías empezaron a repeler a las manifestantes con gas pimienta, que lastimó los ojos de las manifestantes y las hizo toser y retorcerse pese al cubrebocas.
“Esto que estamos haciendo es legítimo, la policía está quedando como una autoridad que ejerce violencia”, agrego otra mujer en el templete, mientras la mayoría de las manifestantes seguían cercadas y recibiendo gas pimienta, de cuclillas y de espalda a los policías.
Poco antes de 20:00 horas, los uniformados rompieron el cerco y las mujeres se fueron hacia la Plaza Garibaldi, donde terminaron su movilización.
La Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) reportó que 43 mujeres policías quedaron lesionadas, cuatro de ellas fueron hospitalizadas. En tanto, 13 civiles lesionadas fueron atendidas en el lugar.