De aprobarse el ajuste al precio del pasaje del transporte público urbano a 11 pesos, Aguascalientes alcanzaría una de las tarifas más elevadas del país, sólo por debajo de Mexicali, Baja California; Monterrey, Nuevo León; y Cancún, Quintana Roo, donde actualmente cobran por persona 15.50, 13 y 12 pesos, respectivamente. Mientras que en Guerrero, el costo, dependiendo de la distancia, va a partir de los 10 y hasta un tope de 18 pesos.
En caso de que autoridades estatales dieran luz verde a las peticiones de ATUSA, sin modificaciones, Aguascalientes igualaría el costo en el servicio urbano que se ofrece en Querétaro, Coahuila y León.
Las zonas con las tarifas en diez pesos son: Toluca, Estado de México, Tamaulipas, Durango y Nayarit.
En Chihuahua el precio oscila entre los 7 y 9 pesos, de acuerdo al tipo de ruta que aborde el pasajero. En Tlaxcala la tarifa mínima es de 7 pesos, la cual abarca los primeros seis kilómetros de recorrido, aumentando 10 centavos por cada kilómetro extra.
En la zona metropolitana de Guadalajara, el costo es de 7 pesos y los habitantes de la zona pueden disfrutar de otro tipo de camiones de lujo, equipados con clima y pantalla de televisión, por lo que el costo de este transporte es de 12 pesos.
Por su parte, los estados de Morelos, Oaxaca, Tabasco, Colima, Campeche, Veracruz, Hidalgo, Sonora, San Luis Potosí, Tampico, Sinaloa y Zacatecas, mantienen tarifas de entre 8 y 9 pesos.
Las tarifas más bajas en el transporte urbano, se encuentran en la Ciudad de México y Puebla, con tarifas de 5 y 6 pesos, respectivamente.