Una afectación económica de 30 mil millones de pesos en el Producto Interno Bruto tendrá Aguascalientes en este año 2020 derivado de la crisis por el COVID-19, donde los sectores manufacturero, restaurantero, de la hotelería y del comercio al por menor y al por mayor, serán los más afectados, señaló el presidente del Colegio de Economistas del Estado, Jael Pérez Sánchez.

En conferencia de prensa, Pérez Sánchez dio a conocer el Plan de Reactivación Económica elaborado por dicho Colegio, donde entre otras cosas proponen a las autoridades la ejecución de soluciones creativas inmediatas por parte de los tres niveles de Gobierno; y por parte de la Federación, que haya más estímulos fiscales a empresas y personas físicas, más impulso a la inversión, más subsidio al desempleo y una mayor política monetaria.

En cuanto al Estado, le piden que se haga una mayor reconversión industrial de la actividad económica, más estrategias para impulsar el turismo, más apoyo al sector privado de la construcción y agilizar los programas de apoyo a los diferentes sectores. Mientras que a los municipios, generar mayor impulso al comercio, mayor inversión pública, reorientar la movilidad y aumentar el apoyo a los grupos vulnerables.

Planteó también la coordinación entre los tres niveles de Gobierno para apoyar a las cerca de 140 mil personas que laboran en la economía informal con la entrega de tarjetas de consumo en negocios locales o de despensas durante abril y mayo; la implementación del Programa Empleo Fuerte, donde se establezcan acuerdos con las empresas medianas y grandes para garantizar que no se pierdan los 128 mil empleos que generan; además del Programa denominado 60 Días, donde el Gobierno Estatal apoye a las micro y medianas empresas con el pago de sus nóminas en modalidad compartida.

Asimismo, proponen reorientar el presupuesto de 250 millones de pesos para fortalecer los programas para cambiar el programa de capacitación y consultoría para el desarrollo de Mipymes por implementación de tecnología y energías renovables para reducción de costos y mayor productividad; reorientar los recursos destinados a Servicios Generales de la Secretaría de Turismo a programas tangibles para hoteles y restaurantes y para la promoción de municipios; entre otros.