El pasado 28 de enero, Dash utilizó su cuenta de Twitter para dar a conocer una noticia que cambiará para siempre el universo cripto en América Latina. DashPay se ha asociado con Tauros (empresa que se dedica a la compra, la venta y el envío de monedas virtuales) para traer su criptomoneda a más de 11.000 cajeros automáticos en México. Así, a partir de ahora los ciudadanos del país azteca podrán comprar Dash simplemente utilizando sus pesos mexicanos.

Aunque seguirá siendo posible comprar criptomonedas en línea utilizando plataformas como Tauros, ahora será más fácil que nunca disponer de ellas (en este caso, de Dash). De esta forma, México empieza su camino para situarse al frente de las naciones latinoamericanas con una mayor adopción de criptodivisas, un ranking por ahora liderado por Brasil (18 %), Colombia (18 %) y Argentina (16 %) según una encuesta reciente conducida por el portal de estadísticas alemán Statista.

El año no podría haber empezado mejor para DashPay. Asociarse con una empresa como Tauros -que permite realizar transferencias SPEI desde cualquier banco mexicano y también retirar efectivo desde cualquier franquicia de la cadena OXXO- abre las puertas de Dash, como nunca antes, al mercado de remesas. De hecho, su director ejecutivo, Ryan Taylor, ha asegurado que la presencia de Dash en los ATMs del país les permitirá rivalizar con su gran competidor, Ripple.

Es importante tener en cuenta que el flujo de remesas -eso es, el dinero que los inmigrantes mexicanos envían de vuelta al país- es uno de los ingresos más importantes en la economía nacional. En los últimos tiempos, se han hecho más que evidentes las ventajas de las criptoremesas, ya que mandar dinero a la familia mediante una criptomoneda como Dash permite contrarrestar la devaluación de la moneda local y, así, los destinatarios terminan por recibir mayores cantidades.

En un momento crítico política, económica y socialmente para muchos países latinoamericanos, las monedas alternativas ofrecen una seguridad que no encontramos en las divisas tradicionales. El Bitcoin sigue siendo la criptodivisa más popular en América Latina (también lo es a nivel internacional), pero Dash es una de las altcoins que poco a poco se está ganando el favor del público, especialmente en países que sufren una gran inflación como Venezuela y Argentina.

Dash tiene puesta la mirada ahora en México. Hacer su moneda disponible en miles de cajeros automáticos alrededor del país forma parte de su estrategia para alcanzar también a una parte de la ciudadanía que no necesariamente sabe cómo funciona una aplicación móvil pero sí están más familiarizados con los ATMs de toda la vida. Cuesta pensar que esta estrategia no vaya a funcionar y no vaya a tener un impacto en el interés por las criptomonedas de los mexicanos y su posterior adopción.

Desde su creación en 2009 con la entrada en circulación de Bitcoin, el universo cripto ha ido por un camino que pocos podían haber predicho. Ese auge de las criptomonedas de la última década también lo hemos visto en América Latina, donde el interés viene tanto por parte de grandes inversionistas como por familias con pocos recursos. Las carteras virtuales son fáciles de acceder y, a cambio, uno puede beneficiarse de todas las ventajas que antes mencionábamos.

Las criptodivisas también gozan de un buen momento en Estados Unidos, o por lo menos en cuanto a situación legal se refiere. La mayoría de las naciones del mundo han legalizado el uso del Bitcoin y otras monedas similares, seguramente porque se han dado cuenta de los usos que le puede dar el propio gobierno.

No es el caso de algunos países de Latinoamérica, como Bolivia, donde, pese a las restricciones, es incuestionable el papel que las criptomonedas tienen en la economía nacional. En México, y según una regulación secundaria de la Ley Fintech publicada el pasado mes de marzo, las compañías que operen con activos virtuales requieren de una autorización especial del Banco de México, pero eso no parece frenar a nadie, y menos a Dash.

¡Participa con tu opinión!