Claudia Guerrero y Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Para evitar intermediarios, políticos o “lidercillos” que se aprovechen de la emergencia, soldados y marinos realizarán directamente el reparto de ayuda a los damnificados que dejó el paso de huracán “Grace” en Veracruz, informó ayer el Presidente Andrés Manuel López Obrador.
En conferencia en esta entidad, el Mandatario indicó que sólo las fuerzas armadas podrán participar en esas labores de entrega de despensas, materiales de construcción y enseres domésticos, y realizarlas casa por casa.
“Toda la ayuda, todo el apoyo lo va a entregar casa por casa la Secretaría de Marina y la Secretaría de la Defensa, no se va a entregar a intermediarios de dirigentes de organizaciones sociales o de la llamada sociedad civil, sino va a ser casa por casa, todo lo que se necesite”, aseveró.
A cuatro días de la devastación en la entidad, instruyó el levantamiento de un censo que estará a cargo de la Secretaría de Bienestar, a través de los llamados Servidores de la Nación, quienes podrán pedir a los afectados la entrega de su credencial de elector.
“Se registran estos datos bajo un cuestionario, también se recogen documentos como el INE, el CURP o un comprobante de domicilio”, detalló la coordinadora nacional de Protección Civil, Laura Velázquez.
Por otro lado, tras asegurar que no habrá límite de presupuesto para ayudar a las comunidades afectadas, el Jefe del Ejecutivo defendió la desaparición del Fonden y acusó a sus adversarios de utilizar el tema para el golpeteo.
“Lo del Fonden lo usan mucho nuestros adversarios para estar friegue y friegue, dale, dale y dale”, reprochó.
López Obrador pidió a los damnificados no realizar bloqueos carreteros, para permitir que la ayuda pueda llegar hasta las comunidades más alejadas.