Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Gobierno federal alista un decreto presidencial para que los burócratas federales no laboren el martes 1 de octubre, con motivo de la toma de posesión de la nueva Presidenta o Presidente de la República.
Pero la Ley Federal del Trabajo (LFT), que no ha sido reformada por este tema y es aplicable a todos los demás empleados del país, sigue contemplando como día de descanso obligatorio el 1 de diciembre de cada seis años.
Lo anterior, pese a que la reforma constitucional que estableció el 1 de octubre como nueva fecha de inicio de los sexenios fue publicada en febrero de 2014. Por esta reforma, el actual sexenio sólo dura cinco años y diez meses.
La última vez que la toma de posesión del Presidente resultó en un día efectivo adicional de descanso para la gran mayoría de los trabajadores fue el viernes 1 de diciembre de 2006, cuando rindió protesta Felipe Calderón, pues los dos siguientes cayeron en sábado.
El decreto que emitirá el Presidente Andrés Manuel López Obrador, publicado ayer como anteproyecto por la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer), sólo aplicará al Calendario Oficial de los trabajadores adscritos al apartado B del Artículo 123 de la Constitución.
Se trata de los burócratas federales que trabajan directamente para las Secretarías de Estado y sus órganos desconcentrados, algunos descentralizados y órganos con autonomía constitucional, así como los poderes Legislativo y Judicial.
El Calendario Oficial fue expedido por el Presidente Carlos Salinas de Gortari en 1993 e incluye los mismos ocho días de descanso obligatorio que la LFT, pero, además, también concede el 5 de mayo.
Este calendario es el aplicable a lo burócratas porque la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado no menciona días específicos de descanso obligatorio, sino que remite a lo que determinen la LFT y el calendario en cuestión.
El Ejecutivo, sin embargo, no puede reformar la LFT, lo que deberá hacer el Congreso en el actual periodo de sesiones, o en el que iniciará en septiembre, para que en esa norma ya también se incluya el 1 de octubre de cada seis años como inhábil.