Perla Martínez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Con el argumento de que enfrenta sobrepoblación, el Parque La Pastora «regaló» a un rancho cinegético del Municipio de Villaldama 38 animales, entre ellos 3 búfalos acuáticos, 1 ñu, 10 antílopes, 2 dromedarios, 4 gamos europeos y 12 borregos muflón.
Se trata del rancho Palos Altos, que se promueve como un espacio para la conservación y donde la gente puede observar a los animales a través de un safari, pero también como lugar para la cacería.
La entrega fue registrada como una donación y quedó asentada en una respuesta a una solicitud de transparencia al Parque Fundidora, que administra La Pastora.
Así se establece en el convenio firmado entre el director de Fundidora, Jean Leautaud, y el representante de la Unidad de Manejo para la Conservación de Vida Silvestre (UMA), Gregorio Villarreal Alanís.
«Es la donación para efectos de la reubicación de los ejemplares de vida silvestre que realiza Fundidora en favor de GVA».
Fundidora entregó tres recibos que tienen la leyenda de «provisional» de entrega de la fauna, con fechas del 18 y 26 de octubre, y 7 de noviembre.
A esa fecha se habrían entregado 25 especies.
En el convenio se estableció que esos animales tendrían un fin de conservación y no de especulación comercial, y que la acción obedeció a una petición de la Profepa.
En abril, el presidente ejecutivo del Consejo de Administración del Parque Fundidora, Bernardo Bichara, dio a conocer que 181 animales dejarían el zoológico ante una sobrepoblación.
Esta cantidad, indicó, representaba el 27 por ciento del total.
En esa ocasión también señaló que los animales podrían ser intercambiados, liberados o puestos en venta a algún zoológico.
En octubre, paseantes videograbaron en el zoológico la captura de un venado, y se mostraron sorprendidos.
Personal del Parque dijo ese día que la acción era parte de lo señalado en abril.
El Estado entregó una copia del permiso de la UMA que otorgó al rancho. El oficio tiene fecha del 27 de octubre del 2008 y es por tiempo indefinido para la conservación y manejo de 19 especies, entre las que no se encuentran los dromedarios, ni ñus ni búfalos acuáticos.