Jessika Becerra
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 11-Oct-2019.- Para 2020, el programa de Tandas para el Bienestar otorgará 2 mil 500 millones de pesos en créditos a micronegocios que operan en zonas de alta y muy alta marginación, informó María del Rocío Mejía, coordinadora del Programa Nacional de Financiamiento al Microempresario (Pronafim).

En una conferencia en el marco de la Semana Nacional de Educación Financiera, la funcionaria recordó que las denominadas tandas y créditos al bienestar o la palabra conforman uno de los 30 programas más importantes del Gobierno y que este tipo de préstamos se otorgan a tasa cero, con lo cual la administración federal está absorbiendo el riesgo de impago. Sin embargo, los acreedores deben pagar 500 pesos al mes.

A su vez, recordó que hasta ahora se han otorgado 355 mil créditos por 2 mil 130 millones de pesos.

Micronegocios de nueve estados han recibido 70 por ciento de los créditos, cuyos montos van a de 4 mil a 7 mil pesos y se espera que el próximo año lleguen a 10 mil pesos a otras 350 mil unidades productivas.

“Son 2 mil 130 millones de pesos que ya se colocaron, para el año que entra traemos 2 mil 500 millones de pesos, el año que entra daremos los segundos créditos de 10 mil pesos y atenderemos a nueva población”, mencionó.

Recordó que la entrega se realiza mediante una orden de pago que Banco Afirme genera a las personas. Con esa orden de pago van a las oficinas de Telecomm, donde presentan su identificación y reciben el crédito.

Los 500 pesos mensuales también se depositan en Telecomm con un número de referencia que aparece en la orden de pago, explicó Mejía, los cuales entran a una cuenta de la Secretaría de Economía en Banca Afirme y vuelven a colocarse en crédito.

El acreditado tiene tres meses de gracia para ponerse al corriente de los pagos de su crédito si llegara a retrasarse, pero, de no hacerlo, no podrá obtener un segundo apoyo del mismo programa.

“Siempre que cubran el total del crédito se vale pasar a la segunda tanda. Quien no paga, se queda en la lista negra y ya no obtiene más apoyos”, advirtió.

“Les ha sido sencillo, pero sí hay localidades donde la gente tiene que caminar hasta dos horas para llegar a una oficina de Telecomm. Estamos viendo que en enero puedan transitar a tarjeta de débito para que puedan utilizar esos recursos al comprar.

“Tenemos muchas abarroteras y mucha gente que produce pan, ropa, artesanías, miel, conservas, cafés internet, mecánicos y vulcanizadoras”, comentó.

Indicó que el programa está dirigido a microempresarios que tienen la necesidad de adquirir insumos y herramientas para mantener su negocio.

Deben tener entre 30 y 64 años de edad, vivir en alguno de los municipios del país adscritos al programa, los cuales están catalogados como poblaciones de media, alta y muy alta marginación conforme a la clasificación del Consejo Nacional de Población.