Frida Andrade
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La aplicación generalizada de la vacuna en el mundo y la tranquilidad que traería podría tardar hasta un año, estimó José Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).
Por ello es necesario que cada persona siga combatiendo el Covid-19 con las medidas de precaución, afirmó.
“En la OCDE consideramos que tomará cerca de un año, quiere decir, la mayor parte de 2021, alcanzar los niveles de distribución y de aplicación de la vacuna que nos pongan en una situación de seguridad, de tranquilidad.
“Por ello, durante los próximos meses vamos a tener que seguir combatiendo al virus, viviendo con el virus y con las ya conocidas medidas y precauciones: pruebas, cierre temporal de algunas actividades, cubrebocas, lavarse las manos, guardar las distancias, evitar las aglomeraciones”, dijo Gurría durante su participación en el foro “Hacia la reconstrucción pos-Covid-19: una tarea de todos”, en el marco de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara.
Mario Cimoli, secretario ejecutivo adjunto de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), comentó que el acceso a la vacuna no debe ser exclusivo, pues sería una injusticia.
José Ángel Gurría señaló que es fundamental que los gobiernos fortalezcan sus estrategias de defensa y de combate contra el Covid-19, al tiempo que implementan sus estrategias de recuperación.
Para México sugirió que su recuperación se enfoque primero en la política macroeconómica y financiera.