Por FRANCISCO VARGAS M.

Como se esperaba, la Cuarta Novillada de la Temporada 2022 de la Plaza San Marcos resultó interesante y llena de emociones, ya que pudimos ver a seis jóvenes que están en ese proceso de aprendizaje, sufriendo varios de ellos fuertes arropones y volteretas, mientras que otros dejaron patente oficio y técnica, como el caso de Juan Querencia, quien cortó una oreja, y Emiliano Ortega, que no tocó pelo por fallar con la espada, alzándose al final como gran triunfador el aguascalentense Daniel Prieto, al cortar dos orejas, premios que le redituaron salir en hombros al final del festejo.
Con clima muy agradable, lleno en sombra y casi media entrada en sol, una vez que se hizo el paseíllo y rindió un merecido homenaje póstumo con un minuto de aplausos al gran aficionado y mejor amigo Guillermo Ramírez Muñiz, mejor conocido como “Marvin”, y a don Efrén Rosales, padre del novillero del mismo nombre, se jugaron novillos de las ganaderías de El Greco y Puerta Grande.
Los de El Greco fueron los corridos en primero, con temperamento; tercero, bravo con transmisión y clase que fue premiado con el arrastre lento; cuarto, deslucido con ciertas complicaciones; quinto, tardo y probón.
Por lo que toca a los de Puerta Grande, estos salieron en segundo lugar, noble, faltándole un punto de fuerza; y sexto, deslucido y soso.

JORGE ESPARZA (Rosa y Oro)
“Rey”, novillo no fácil y con mucho temperamento, le sacó tremendo susto al momento de estar bregando. En banderillas José María López estuvo lucido por lo que se desmonteró. Brindó a su apoderado Polo Vanda y al eficiente mozo de espadas Beto, para comenzar por alto, a base de un valor a toda prueba le robó meritorios pases por ambos lados, siendo la mejor serie una de las últimas por el derecho, siendo prendido por el novillo que tuvo complicaciones, al momento de rematar con el de pecho. En la suerte suprema dejó media trasera tendida y atravesada, otra buena estocada entera de efectos inmediatos. Palmas por un sector del público al novillo, mientras que el joven acalitano salió al tercio.

JUAN QUERENCIA (Azul Marino y Oro)
A “Panameño”, lo saludó con verónicas a pies juntos, una chicuelina, rematando rodillas en tierra con una larga cambiada para diana. Quitó con lucida verónica y pinturero remate soltando una punta del capote. En banderillas Jonathan Prado y José María López colocaron banderillas con lucimiento por lo que ambos salieron al tercio. Realizado su brindis al matador Arturo Macías, inició rodillas en tierra por alto, viniendo tandas derecho, viéndose Querencia con un valor sereno doblando el toro siendo visible la falta de un punto de fuerza. Por el izquierdo sacó buenos naturales claudicando nuevamente el burel, siguiendo por el derecho, sin apretar ni exigir al novillo, llevando siempre la muleta a la altura correcta, prosiguiendo con naturales con sarga atrasada, sacando pases uno a uno mostrando un valor sereno y oficio, intercalando adornos como arrucina y desplantes, Estocada entera que hizo efectos para petición de oreja que acertadamente el juez le concedió.

DANIEL PRIETO (Granate y Azabache)
Le correspondió el bravo “Gladiador”, número 45 con 362 kilos, al que recibió en el centro del ruedo con una larga de hinojos, otra más cerrado en tablas y verónicas jugando los brazos, cerrando con revolera. Llevó al novillo con chicuelinas al paso para ser picado, quitando “Solito” por vistosas tafalleras y caleserinas, respondiendo Prieto con zapopinas, un tanto revolucionadas. Pidió banderillas para cubrir el segundo tercio de manera efectiva por lo que escuchó una diana desde las alturas. Mirando al cielo, hizo su brindis a su abuelo don Arturo Prieto, para irse a la boca de riego ponerse de rodillas para dar un pase cambiado por la espalda, derechazos y de pecho poniendo toda la carne al asador. Siguió con una faena por ambos lados donde logró muletazos que tuvieron eco y conexión con el tendido siendo muchos seguidores del joven aquicalidense. Para ponerle más intensidad logró una serie rodillas en tierra, viniendo dos tandas más por ambos perfiles. Rodillas en tierra cerró con manoletinas siendo prendido de fea manera quedando todo en un fuerte golpe. Con gran determinación se fue tras el acero, dejando una estocada entera y tendida, para petición de las dos orejas, otorgando la primera el juez y amigo César Pastor, quien por la fuerte solicitud concedió la segunda, dando la vuelta triunfal acompañado del ganadero Carlos Salas Llaguno, mientras que los restos del bravo novillo fueron premiados con el arrastre lento.

GUSTAVO GARCIA “SOLITO” (Marfil y Oro)
“Platillero” cuarto del festejo, se puso rodillas en tierra para pegarle una larga cambiada en el centro del ruedo, farol de rodillas y verónicas, cerrando con revolera. En varas el novillo volteó la cara dos veces, tomando su turno Juan del Castillo en quites de manera breve. Por alto comenzó su trasteo y base de convencer al toro porque eso era, logró un meritorio trasteo, de mucha disposición ante el burel deslucido que terminó en su querencia, robándole pases que tuvieron gran valía por su entrega, sin escaparse de un achuchón. Terminando con pases ligados por alto y manoletinas, siendo prendido de fea y aparatosa manera. Maltrecho regresó a la cara del toro dejando el acero contrario y delantero aguantando, escuchando merecidas palmas.

JUAN DEL CASTILLO (Malva y Oro)
El quinto se llamó “Estrella”, mismo que fue recibido con largas cambiadas, una en el centro del ruedo y otra en los medios, intercalando tafalleras, rematando de manera pinturera, quitando por ajustadas gaoneras. Cubrió el segundo tercio, siendo prendido al momento de colocar el primer par, continuando con la misma entrega sufriendo otro susto en el tercer par, al igual que Jonathan Prado al caer a la arena al momento de querer enterar al burladero de matadores. Muleta en mano aguantando las coladas del toro que fue tardo y probón hizo una meritoria faena, donde le robó prácticamente los muletazos a base de su empeño y disposición alargando un tanto su trasteo, mismo que terminó con manoletinas. Estocada trasera y desprendida recibiendo palmas de reconocimiento.

EMILIANO ORTEGA (Blanco y Plata remates en Negro)
El cierra plaza fue “Desafiante” con él se abrió de capa con verónicas abriendo compás, siendo picado en la querencia. Ante un novillo de medias embestidas sosas y muy deslucidas, se vio con mente clara y buen oficio, logrando pases, mostrando un excelente trazo y geometría del toreo. Se puso pesado con el acero por lo que escuchó un aviso y palmas en reconocimiento a todo lo hecho en el ruedo.
Al final salió en hombros Daniel Prieto, convirtiéndose de esta manera como el triunfador de la tarde. (pacovargas_@hotmail.com)

¡Participa con tu opinión!