Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La calidad de los vehículos nuevos disminuyó 11 por ciento este año en medio de la escasez de piezas, problemas de envío e interrupciones del comercio mundial, de acuerdo con J.D. Power.
Buick, Dodge y Chevrolet encabezaron la lista del estudio de Calidad Inicial 2022 de J.D Power, mientras que Volvo, Chrysler y Polestar quedaron entre los tres últimos.
El estudio, citado por CNBC, encontró cuatro veces más modelos nuevos que eran peores que los promedios de su segmento.
«Sabía que tendríamos desafíos este año debido a todos los problemas de la cadena de suministro y todo lo demás. No pensé que sería nuestro peor año. Nunca antes habíamos visto un deterioro del 11 por ciento», dijo a CNBC David Amodeo, director de Automoción Global de la consultora.
«Lo peor que vimos fue 3 por ciento año tras año. ¡Eso es enorme! No tenía una apreciación de todos los desafíos por los que todos estaban pasando hasta que vimos los datos y los sintetizamos», añadió.
Las clasificaciones de calidad iniciales de J.D. Power se basan en las respuestas de encuestas de compradores de automóviles nuevos o arrendatarios de unidades modelo actual que respondieron durante sus primeros 90 días de propiedad.
Las clasificaciones consideran la confiabilidad a largo plazo, el atractivo de las características de los autos y la experiencia en ventas o en el concesionario en encuestas separadas.
Este año, General Motors logró mejorar la calidad de muchas de sus ofertas, colocándola en el primer lugar entre todas las empresas automotrices de la lista.
La calidad del Buick de GM subió del puesto 12 el año pasado al primero en 2022.
Sólo nueve de las 33 marcas clasificadas mejoraron la calidad de los vehículos.
En general, los sistemas de información y entretenimiento y las apps siguen siendo un problema para la mayoría de los fabricantes.