Antonio Baranda
Agencia Reforma

Puebla, México.-Inconformes con los censos de damnificados del huracán «Grace» evadieron los filtros militares y dieron portazo en la reunión de evaluación que el Presidente Andrés Manuel López Obrador encabezaba en esta localidad.

En ese momento hablaba el Mandatario ante el Gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, y miembros del Gabinete, en el recinto federal de este municipio.

Personal de Ayudantía del Presidente y militares vestidos de civil intentaron evitar que los inconformes se metieran al salón, pero no lo lograron.

Ante la sorpresa de los mandos militares y de la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, decenas lograron entrar, e incluso hubo quienes llegaron ante el Mandatario.

López Obrador se puso de pie y tomó el micrófono para controlar la situación, y junto a él se pararon Barbosa y el Secretario de Defensa, Luis Cresencio Sandoval.

Rodríguez se quedó sentada, también el comandante de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez Bucio, y otros funcionarios federales que participaban en la reunión de evaluación.

«¿Van a guardar silencio?», preguntó López Obrador al tiempo que decenas de personas se acomodaban a los costados, detrás de los funcionarios.

«A un lado, a un ladito», le pidió López Obrador a un hombre que se paró frente a él, «¿Me van a escuchar, me van a respetar?», Guarden silencio», expresó.

López Obrador dijo a los manifestantes que se está ayudando a la gente como nunca.

«¿O estoy mintiendo?», cuestionó, a lo que algunos de los presentes respondieron que no.

«Vamos a seguir entregando los apoyos para que mejoren su vivienda, apoyos para la producción y también se van a entregar enseres», prometió.

«Que se escuche bien y que se oiga de lejos, todo se va entregar de manera directa. ¿O quieren ustedes que le entreguemos a las organizaciones?».

López Obrador afirmó que está trabajando de manera coordinada con el Gobierno de Puebla y, para controlar a los manifestantes, reiteró que se van a seguir entregando apoyos sociales, continuará el programa Sembrando Vida y suministrando vacunas contra Covid-19.

«Estamos enviando un millón 200 mil dosis de vacunas para terminar de vacunar a todos los poblanos».

«Tenemos que buscar la manera de comunicarnos porque somos millones y desgraciadamente hay grandes y graves problemas nacionales», dijo.

«Hay que actuar pensando en que se atienda de manera general, de manera colectiva, porque si atendemos uno a uno no vamos a avanzar, no nos va a alcanzar el tiempo, trabajo 16 horas diarias sin descanso».
Anuncia actos masivos
López Obrador anunció que una vez que se termine de vacunar a los adultos a finales de este mes, nuevamente hará actos en las plazas públicas.

«Y quiero que el día 20 de Noviembre, Aniversario de la Revolución, llenemos de nuevo el Zócalo de la Ciudad de México», aseveró.

«Ahora pues ya llegaron ustedes, son bienvenidos, ya terminamos nuestra reunión, se les van a atender a todos, a todos les van a atender».

El acto concluyó y López Obrador salió flanqueado por Sandoval, mandos militares y personal de Ayudantía, en medio de personas que buscaban entregarle peticiones.

«¡Queremos nuevo censo!», le gritaron.

El Mandatario salió del recinto ferial rumbo a Tlaxcala, mientras la Secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez, se quedó a atender a los inconformes.

«Por favor, ayúdenme a poner orden», pidió la titular de la SSPC, «a todos vamos a atender, esa fue la instrucción y la vamos a cumplir», añadió.