De ser una de las sorpresas de la temporada que tenían posibilidades de ir al Super Bowl a poner en riesgo la postemporada. Ese es el camino que ha recorrido Arizona en las últimas semanas con un nivel irregular semana a semana; en esta ocasión Kyler Murray llegaba con molestias en el hombro derecho, lo que probablemente afectó su desempeño. La defensiva de los Patriots aprovechó para mantener en pocos puntos el partido y darle la oportunidad a Cam Newton de ganar.
Newton empezó de la peor forma el juego siendo interceptado, lo que se convirtió en una anotación por tierra de Kenyan Drake, minutos más tarde Arizona conseguiría gol de campo que los ponía diez puntos arriba. New England logró reaccionar con James White ingresando a las diagonales para poner la diferencia a solo tres puntos; la jugada clave del partido vino en los últimos segundos del segundo cuarto cuando Arizona en lugar de ir por un gol de campo se la jugó en cuarta oportunidad dentro de la zona de gol fallando y quedándose con las manos vacías.
Nick Folk empató el partido a mitad del tercer periodo y tras una intercepción sobre Murray James White volvió a hacer daño con sus piernas dándole la ventaja por primera ocasión a los Patriots. A mitad del cuarto periodo Arizona por fin funcionó a la ofensiva avanzando 80 yardas para que Drake consiguiera su segundo touchdown empatando el juego. En la recta final del partido Newton volvió a ser interceptado, Arizona tuvo una gran posición de campo, pero Zane González erró su intento de anotar. Con pocos segundos en el reloj Newton avanzó lo suficiente gracias a un castigo personal en donde le pegaron con el casco en la mandíbula y Nick Folk conectó gol de campo de 50 yardas con el reloj expirando para darle la victoria 20-17 a New England que llega a marca de 5-6 reviviendo sus esperanzas de meterse a la pelea por algún comodín mientras que Arizona baja a 6-5 alejándose tanto de Seattle como de Los Ángeles. Cam Newton tuvo la paupérrima cantidad de 9 pases completos para 84 yardas y dos intercepciones.