Por decreto, el gobernador Martín Orozco Sandoval revirtió ayer la determinación del cierre de establecimientos como restaurantes, antros, bares, salones de fiesta, de diversión, gimnasios, merenderos entre otros, como lo habían establecido ya las autoridades municipales de Aguascalientes, Jesús María, Calvillo, Rincón de Romos, San Francisco de los Romo y Pabellón de Arteaga.

“Con base en la Ley General de Salud, en su artículo 3º, artículo 34, fracción 1, 3 y 4 que se refieren a la parte comercial en un caso de salud, quien sólo tiene facultades para esto es el Gobierno del Estado y el presidente, no hay ninguna otra autoridad que tenga facultades en marcar líneas de establecimientos económicos”.

Ante esto y con el seguimiento que se ha dado a esta pandemia a nivel local, por lo pronto no consideró necesario parar la actividad comercial y de servicios, pues sería anticipar las pérdidas que por naturaleza se tendrán en esta contingencia.

Esta decisión se ha tomado con responsabilidad, dijo, anteponiendo el interés por la salud al económico, porque “si no hay certidumbre de parte de la autoridad para los comerciantes, podremos generar un caos superior, y con esa responsabilidad el Decreto establecerá reglas para que el que guste, pueda mantener abierto”, sostuvo.

En conferencia de prensa, el mandatario estatal aseveró que las condiciones sanitarias locales permiten que las actividades productivas continúen con las debidas medidas sanitarias que la contingencia amerita.

Con el Decreto que será publicado en edición extraordinaria del Periódico Oficial del Estado y que involucrará a todos los municipios, se marca que podrán operar todos los negocios si así lo desean, a excepción de los clubes nocturnos, controlando hasta el ingreso al 50% de su capacidad.

Refirió que lo que en su momento se estableció fue que la gente podría reunirse en sitios donde hubiera menos de 200 personas en lugares cerrados y 500 en lugares públicos, con sus debidas medidas sanitarias, lo que fue más allá de las recomendaciones que hace el Gobierno Federal.

En torno a esta determinación, Orozco Sandoval expresó que quien decida no abrir, estará bien, y si en su momento se tienen que emitir otros decretos modificando disposiciones, así se hará y la publicación será inmediata, “todo con seriedad, responsabilidad y formalmente”.