Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) bloqueó las cuentas de Hugo Bello Valenzo, líder nacional de la Confederación “Libertad” de Trabajadores de México, a quien detectó depósitos y retiros millonarios de dinero arriba de los mil 800 millones de pesos.
Además Bello fue detenido acusado del delito de secuestro exprés y fue recluido en el penal de Barrientos en Tlalnepantla.
Los líderes de “Libertad” estaban relacionados con extorsiones, secuestros, despojos, amenazas y cobro de cuotas.
La confederación agrupa a transportistas de materiales de construcción, piperos de agua, recolectores y pepenadores de basura, tianguistas, mototaxistas y hasta conductores de rutas del transporte público principalmente en el Estado de México e Iztapalapa, pero también en entidades como Oaxaca y Puebla.
Los transportistas tienen contratos por ejemplo con la Planta Productora de Mezclas Asfálticas del Gobierno de la CDMX y en la construcción del Aeropuerto de Santa Lucía para el acarreo de materiales.
La UIF informó ayer en un comunicado que también congeló las cuentas bancarias de otras seis personas físicas y cuatro empresas relacionadas con Bello Valenzo, a quien no identifica plenamente por su nombre pero vincula con un homicidio, secuestros, extorsiones y despojos.
El modus operandi de Bello, quien en actos públicos sindicales se presenta como “creyente de la 4T”, consistía en usar prestanombres en cuatro empresas, a las que les inyectaba los recursos provenientes de los ilícitos con los que se encuentra vinculado para luego dispersarlos en el sistema financiero, según informó la UIF.
Su esposa y dos de sus hijos participaban en las operaciones, que incluían compra de inmuebles y vehículos.
Hugo Bello presumía que “Libertad” tiene más de 2 millones de agremiados en más de 50 sindicatos nacionales y estatales en 20 estados del país.
“Libertad” obtuvo su registro el 30 de octubre del 2018 y Bello había declarado la guerra a la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM) que encabeza Pedro Haces, a quien acusó de usar a los trabajadores como trampolín político.
Con información de Alejandro León