Staff
Agencia Reforma

CUERNAVACA, Morelos.- Familiares de Lilia Aragón y amigas cercanas, como Laura Zapata e Isaura Espinoza, despidieron ayer a la primera actriz, quien falleció el lunes a los 82 años de edad por presuntos problemas cardíacos.
En una funeraria de Cuernavaca, Morelos, ciudad donde perdió la vida, se reunieron sus seres queridos para asistir a su velorio, el cual fue organizado por sus tres hijos, Alejandro, Gabriela y Pablo, quienes aseguraron llevarse bien y desmintieron cualquier pelea por alguna herencia.
“Entiendo lo que Lilia Aragón significaba para el medio artístico. La familia está muy sólida, más fuerte que nunca, y nadie está peleando por el poder. Es un poder dividido entre tres, yo y mis dos hermanos”, dijo Pablo en entrevista.
“La herencia de mi mamá no existe, ella heredó en vida”.
Desde hace algunos años, la actriz comenzó a tomar un tratamiento para su corazón. Incluso, pese a atenderse con médicos particulares, acudía a la Asociación Nacional de Actores (ANDA), de la cual fue secretaria general de 2006 a 2010, para surtir sus recetas.