GUADALAJARA, Jalisco.- El homenaje a Vicente Fernández bajó el telón con el himno «Volver, Volver»; ninguno mejor de su repertorio para marcar su retorno al Rancho Los Tres Potrillos, ahora su eterno aposento.
Fue la voz de Alejandro Fernández, poderosa y en momentos entrecortada, la encargada de revivir el éxito de 1972, respaldada por un coro integrado por 15 mil seguidores de su padre.
Antes de ese momento, «El Potrillo», con su familia al lado, dedicó unas palabras a las personas que acudieron a dar el último adiós a Chente, en la misa de cuerpo presente que se le ofreció ayer a las 15:00 horas en la Arena VFG.
«Le quiero dar las gracias a todas las personas que vinieron de cualquier parte de México y a todas las personas que estuvieron muy pendientes de la salud de mi padre en Estados Unidos, Sudamérica y España. Muchas gracias a todos los medios de comunicación, a todos nuestros amigos y familiares», dijo el cantante de 50 años.
La ceremonia religiosa, que empezó puntual y duró una hora, no fue del todo solemne. El ritual contó con la participación del Mariachi Azteca. El conjunto musical interpretó cánticos católicos.
En orden, respetando a la familia y los restos de Chente, el público siguió al pie de la letra cada una de las instrucciones del padre Óscar Sánchez Barba, que en un espacio recordó la devoción católica del también actor de cine y el don de su voz.
El cuerpo del “Charro de Huentitán”, permaneció arriba de un escenario y rodeado de familiares, amigos y famosos, como Pedro Fernández, Julio César Chávez, Aída Cuevas y Gloria Calzada.
El homenaje a Vicente Fernández, que duró 21 horas, tras su comienzo a las 19:00 horas de antier, fue seguido por la sepultura de Chente, cuyos restos ya descansan al lugar donde anhelaba volver durante sus últimos días: su hogar. (Abril Valadez/Agencia Reforma)

15 Mil personas
asistieron a la misa de cuerpo presente

55 Mil personas
dieron el adiós a Chente entre domingo y lunes

21 Horas
duró el homenaje de cuerpo presente

¡Participa con tu opinión!